El campeón estadounidense Lamont “Havoc” Peterson y el británico Amir “King” Khan ya se encuentran calentando motores para el combate revancha de la división ligero-welter que sostendrán el 19 de mayo en el Mandalay Bay y Resort, de Las Vegas, Nevada.

La pelea resultó mandatoria por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) después del controversial triunfo de Peterson en la discusión de la faja ecuménica, que tuvo como principal protagonista al tercer hombre del cuadrilátero: el árbitro Joseph Cooper.

Peterson (30-1-1, 15 KOs) ganó votación dividida a través de los jueces George Hill y Valerie Dorsett, ambos con votación idéntica de 113-112, mientras Nelson Vázquez se inclinó por Khan 115-110 el 10 de diciembre del pasado año en Washington.

A todas luces Cooper estuvo desacertado en sus apreciaciones de lo que ocurrió sobre el encordado. Obvió una caída del estadounidense y le descontó dos decisivos puntos a Khan por empujar, mientras no lo hizo con Peterson a quien le llamó la atención en innumerables ocasiones por pegar bajo y entrar con la cabeza.

“Decidí aceptar la revancha y no es por lo que Khan diga”, dijo Peterson durante una rueda de prensa en el Hilton London Metropole en la capital británica. “Tampoco porque yo deba probar algo ante mí mismo o a los demás”.

Peterson, de 28 años, aseguró que “vamos a combatir porque todos pensamos que el anterior fue un gran combate y nosotros debemos pelear de nuevo para darle a los fanáticos lo que desean”.

Según el promotor Richard Schaefer, de Golden Boy Promotions, las partes firmaron el acuerdo, pero resultó una de las negociaciones más difíciles que ha tenido. “Hubo de todo, pero al final terminamos haciendo la pelea. Creo que es una de las revanchas más esperadas”, precisó.

Tan grande fue la motivación de Khan por llegar a un acuerdo que ofreció la bolsa de ganancias a partes iguales a Peterson.

“Ofrecimos el 50-50 porque Khan quería mucho esta pelea”, añadió Schaefer. “Son ellos dos los que desean hacer el pleito. Ambos tenían otras opciones más lucrativas, pero se dieron cuenta que lo correcto era enfrentarse entre ellos nuevamente”.

Sin dudas, Peterson y sus asesores, no tenían otra opción, porque hubiera quedado muy mal parada la AMB si le permite pelear frente a otro contendiente después de ordenarle chocar con Khan.

“Claramente le probaré a todos quién es el campeón”, dijo “King Khan” en sus palabras ante los medios en el hotel londinense. “”Somos dos buenos boxeadores y estoy seguro que el segundo combate será mejor que el primero. Y pienso que el árbitro y los jueces serán neutrales, algo que no ocurrió la otra vez”.

Khan (26-2-0, 18 KOs) acumulaba ocho victorias, siete de ellas en la defensa del título, que consiguió por nocaut en el segundo asalto ante el irlandés Oisin Fagan el 6 de diciembre de 2008 en Gran Bretaña.

Comenta sobre este articulo