La presidencia de Filipinas negó la apertura de un expediente por evasión de impuestos contra el boxeador Manny Pacquiao, multicampeón del mundo y considerado entre los dos mejores pugilistas profesionales del planeta, libra por libra, quien presuntamente enfrentaba cargos que podían conducirlo a prisión hasta por dos años.

El vocero de la presidencia Edwin Lacierda declaró al respecto: “No existe caso abierto contra Manny Pacquiao por evasión de impuestos. A él (Pacquiao) se le pidió que presentara algunos documentos y que corrigiera otros que, al parecer, contenían información inadecuada, pero lamentablemente ignoró (Pacquiao) tales pedidos”.

Lacierda fue categórico al afirmar: “fue sólo eso. De ninguna manera queremos afectar la carrera como boxeador de Manny (Pacquiao), ni tampoco perjudicar sus posiciones políticas. Confiamos en que todo será resuelto para que Pacquiao enfrente sin preocupaciones a (el estadounidense) Timothy Bradley el 9 de junio próximo en Las Vegas, Nevada.

El vocero presidencial se refería a la próxima pelea del Pacman, que en algún momento se pensó podía ser afectada si en definitiva se iniciaba un proceso judicial, tal como se había informado.

Previamente circularon noticias sobre la apertura de un expediente el pasado 1 de marzo contra Manny Pacquiao por una presunta evasión fiscal.

Al ofrecerse los detalles, miembros de la Oficina Filipina de Impuestos aseguraron que Pacquiao ignoró tres notificaciones y una citación para una entrevista judicial.

Según trascendió entonces, Manny Pacquiao declaró ingresos netos de alrededor de 28 millones de dólares en 2011, sin deudas ni otras responsabilidades financieras, pero investigadores del fisco insinuaron que el boxeador y congresista filipino había omitido alrededor de 10 millones de dólares al hacer sus declaraciones fiscales.

Comenta sobre este articulo