Richard Abril estaba en el lugar correcto y el momento oportuno el 5 de marzo. Ese día el también cubano Yuriorkis Gamboa dejó plantado al estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos y a decenas de personas, incluidos fotógrafos y periodistas, en una conferencia de prensa en el hotel Versailles, de Miami.

Tras la sorpresa y frustración generalizada, Ríos tomó la palabra y se despachó por la ausencia del “Ciclón de Guantánamo”.

“¿Dónde está este enano de basura? ¿Por qué no está aquí? Porque es un cobarde, que me teme. Me ha hecho perder mi tiempo”, dijo Ríos, de 25 años. “Yo sí tomo el boxeo en serio, yo entreno, me preparo. Gamboa sabe que no puede conmigo y por eso me huye. No sé la razón por la cual no vino, pero yo me imagino: puro miedo”.

Pero cuando finalizaba la rueda de prensa, Abril se acercó en forma casi imperceptible a Ríos y le hizo una seña de fácil interpretación: “pelea conmigo, que yo soy el verdadero campeón”.

En menos de lo que se cuenta, Ríos y Abril intercambiaron palabras y hasta hubo algunos puños lanzados al aire, que estuvieron a punto de convertir en guerra campal un encuentro hasta entonces con un solo protagonista.

“Ha habido un irrespeto hacia mí”, dijo Abril cuando llegó la calma. “HBO dice que Ríos y Gamboa van por el título de la Asociación Mundial (AMB) y eso es una falacia. ¿Acaso no saben que soy el retador número uno, el rey interino? Ya mis representantes se ocupan del caso, pero quería asegurarme de que Ríos supiera quien soy yo. A partir de hoy, ya lo sabe. Conmigo tienen que contar”.

Hace unas horas la promotora Top Rank informó que había tomado en consideración el ofrecimiento de Abril y lo colocaría frente a Ríos en la cartelera del 14 de abril en Las Vegas. El cubano se mostró complacido por la decisión.

“Se me ha dado la oportunidad de mi vida y no la voy a desaprovechar”, afirmó Abril. “Sé que la mayoría considera a Brandon Ríos como el favorito, y eso está bien conmigo, pero yo he sabido convertir mi carrera desde algo chiquito y casi desconocido a ser retador del mundo número uno. Y Ríos no sabe lo que le viene encima”.

Abril, de 29 años, tiene foja de 17 victorias, ocho por nocaut, dos reveses y un empate. Acumula cinco triunfos consecutivos, tres de ellos en 2011. En su último ascenso al ring derrotó por decisión unánime al venezolano Miguel “Aguacerito” Acosta en Panamá, donde obtuvo el título interino ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Carlos Rodríguez, el manager de Abril, señaló que “se ha hecho justicia porque Richard siempre se mereció pelear con Ríos. Él se había ganado ese derecho. Y el 14 de abril todos van a saber quién es el verdadero campeón”.

Comenta sobre este articulo