El argentino Sergio “Maravilla” Martínez (49-2-2, 28 KOs) volvió a demostrar por qué está en la súper élite del pugilismo mundial al derrotar por nocaut técnico, en el onceno round, al británico Matthew Macklin (28-4-0, 19 KOs) en un fin de semana que estuvo matizado por varias peleas titulares, fundamentalmente en la rama femenina, y el deceso del entrenador panameño Néstor “Plomo” Espinosa, forjador del legendario tetracampeón mundial “Roberto Mano de Piedra” Durán.

En el Madison Square Garden, la catedral del boxeo, “Maravilla” retuvo la corona diamante de peso medio que avala el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) frente a un adversario muy exigente, que hizo que pusiera rodilla en la lona y necesitara un conteo de protección en el séptimo episodio, pero que al final tuvo que claudicar antes del límite de 12 asaltos.

La definición llegó en el onceno episodio cuando Martínez derribó en par de ocasiones a Macklin. La evidente superioridad hizo que los ayudantes del retador prefirieran que su adiestrado no saliera al último round para evitarle un castigo mayor.

“En el boxeo gana la paciencia. Gana la inteligencia. Fui paciente y sabía que Macklin tenía que caer por su propio peso, como finalmente ocurrió. Estaba seguro que se iba a equivocar en algún momento y cuando abrió su guardia allí se terminó la pelea”, explicó el vencedor. “Lo importante para mí es que estoy tranquilo y satisfecho porque el trabajo que proyectamos con mi técnico (Pablo Sarmiento) salió a la perfección”.

“Espero que me devuelvan lo que gané en el ring y perdí en un escritorio”, disparó el sudamericano de 37 años al CMB, para qué acabe de poner fecha a su combate con el mexicano Julio César Chávez Jr. Ante los elogios de los medios fue categórico al expresar que “para ser el mejor debo ganarle a (Floyd) Mayweather”.

Otro campeón que hizo sus deberes fue el azteca Antonio DeMarco Soto (27-2-1, 20 KOs) que mantuvo en su cintura la faja absoluta ligera del CMB. Él sometió por nocaut en el quinto round a su compatriota Miguel Román (37-10-0, 28 KOs).

DeMarco conectó un potente gancho izquierdo a su oponente y provocó el éxtasis entre su gente que abarrotó el Polideportivo Centenario de Los Mochis, Sinaloa. “Fue algo muy bonito, este triunfo es para Los Mochis. Soy un peleador con más experiencia y maduro, me gusta fajarme y bueno ahí están los resultados”, comentó el campeón al finalizar su combate.

La jamaicana Alicia Ashley (18-9-1, 1 KOs) no creyó en la localía de la retadora mexicana María Elena Villalobos (12-6-1, 5 KOs) y conservó la faja absoluta supergallo del CMB. La visitante dominó durante los diez asaltos, de ahí que los jueces le favorecieron unánimemente en las boletas (99-92, 98-92 y 99-91) y los cuatro mil aficionados presentes en el gimnasio Deportivo de los Trabajadores del Metro apenas disfrutaron del pleito.

El diario El Universal reseñó así la pelea “Ashley, más alta, de guardia zurda, con mayor velocidad y precisión de puños, mantuvo a distancia a Villalobos, quien fue como un torito de lidia, valiente, siempre al frente, pero lenta y con pocos recursos ofensivos y eso le facilitó las cosas a la monarca”.

Enis Pacheco gana y recibe felicitación presidencial

La jovencita colombiana Enis Pacheco (9-1-0, 7 KOs) está inmensamente feliz porque se agenció el título mundial ligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), al someter por decisión unánime a la serbia Duda Yankovich (11-4-0, 5 KOs), y recibió por su hazaña el reconocimiento de sus paisanos, incluido el presidente de la República, Juan Manuel Santos.

“Felicitamos a la nueva Campeona Mundial”, dijo Santos que también estuvo pendiente a la pelea titular que se desarrolló en el Coliseo Elias Chewing de Barranquilla. “Este triunfo está dedicado a todos los habitantes de mi pueblo y a mi familia que siempre me apoyaron en este sueño de ser campeona mundial”, señaló Pacheco, que apenas tiene 23 años.

“Colombia tendrá campeona para rato. Voy a continuar con la disciplina y los entrenamientos. Este triunfo es un reto para comprometerme más”, aseguró la boxeadora que esta vez no desaprovechó la oportunidad titular.

En otro resultado destacado, el filipino Glenn Donaire se alzó con el triunfo la noche del viernes ante el mexicano Omar Salado y se convirtió en nuevo campeón latino de las 115 libras del CMB, en el Auditorio Plaza Condesa.

El hermano de Nonito Donaire tomó la batuta del pleito desde el inicio y fue categórico durante todo el trayecto. Sus golpes fueron certeros y al concluir la batalla los jueces dieron una decisión unánime (116-112, 118-111 y 115-113).

Falleció Pedro “Plomo” Espinoza

El entrenador Néstor “Plomo” Espinosa, quien dirigió por casi cuatro décadas al ex tetracampeón panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán, murió el sábado por causas desconocidas, según publicó el tabloide istmeño Critica.

El adiestrador acompañó a Durán desde los 8 años y en sus cuatro conquistas de título mundial, logradas en diferentes categorías. Inició su carrera profesional como entrenador en el año 1956 y logró estar también junto a campeones del mundo como Luis Ibarra, Wilfredo Gómez, Alfonso López y Jorge Luján.

Comenta sobre este articulo