Ni dos demoledoras derrotas consecutivas que sufrió contra el filipino Manny Pacquiao y el puertorriqueño Miguel Cotto, ni las fatídicas secuelas dejadas por esos pleitos en su ojo derecho, que requirió una complicada operación, parecen descarrilar al “Tren de Tijuana”, Antonio Margarito, quien increiblemente mantiene su vigencia en el boxeo profesional al ser considerado inmediato rival por su compatriota mexicano Roberto “La Amenaza” García.

Margarito (38-8-0, 27 KO’s) aún puede generar bolsas significativas con su presencia entre los encordados, y de ello acaba de dar fe García (31-3-0, 21 KO’s) al proponerle como su próximo oponente después de vencer sin grandes contratiempos al estadounidense Antwone Smith (21-4-1, 12 KO’s) en el evento ESPN Friday Night Fight, que transcurrió en el Convention Center de la ciudad texana de Pharr, el 23 de marzo de 2012.

“La Amenaza” García, quien justamente cumple 32 años el lunes 26 de marzo, dominó de principio a fin a Smith para hacerse acreedor de un veredicto unánime de los oficiales, quienes le favorecieron con puntuaciones de 98-92, 97-93 y 97-93 al concluir los 10 asaltos del combate. Casi inmediatamente después de concretar su victoria, el mexicano dijo que le encantaría tener una revancha contra su compatriota Margarito.

“El Tren de Tijuana”, con 34 años cumplidos, logró su último triunfo justamente ante García, el 8 de mayo de 2010, cuando los jueces le otorgaron un fallo unánime en pelea pactada a 10 asaltos, en la Plaza de Toros de Aguas Calientes (México), en la que estaba en juego el título Internacional de la categoría ligero-mediana del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Me gustaría tener una revancha con (Antonio) Margarito”, declaró García. “Creo que es un rival que me puede poner a prueba, y sería una buena “bronca” a lo mexicano, que yo quiero ganar esta vez”, puntualizó.

Roberto García dio por seguro que la bolsa no será un problema. “Margarito y yo podemos generar un montón de plata si nos volvemos a enfrentar”, sugirió.

Expertos consideran que el “Tren de Tijuana” de ninguna manera dejará escapar esta oportunidad, sobre todo después de quedar un tanto marginado y casi obligado al retiro tras sufrir serios daños en su ojo derecho como consecuencia de los pleitos que perdió con el filipino Manny Pacquiao y el puertorriqueño Miguel Cotto.

El 13 de noviembre de 2010, Margarito recibió un castigo implacable de Pacquiao, quien se apoderó del entonces vacante título mundial ligero-mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) cuando ganó por unanimidad en 12 rounds, y de paso envió al mexicano al quirófano para una reconstrucción de la cavidad ocular derecha tras una compleja cirugía destinada también a recomponer la visibilidad en el ojo, muy perjudicado por los golpes del Pacman.

Practicamente en proceso de recuperación post operatoria, Margarito aceptó brindar la revancha al boricua Cotto el 3 de diciembre de 2011 en el Madison Square Garden de Nueva York. Una comisión médica le dio luz verde al mexicano para que pudiera optar por la faja de las 154 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), que el representante de la Isla del Encanto defendió exitosamente al imponerse por nocaut técnico en la undécima ronda.

En el Garden, Cotto sometió el ojo derecho de Margarito a un bombardeo continuo, y ante la inflamación y el peligro de un daño irreversible en el futuro, el árbitro decidió poner fin al combate, y con ello frustró las aspiraciones del azteca de repetir su espectacular triunfo por nocaut, también en 11 asaltos, el 26 de Julio de 2008, en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

Dos derrotas sucesivas, y demasiado daño ocular colocaron a Margarito a las puertas del retiro. Pero el “Tren de Tijuana” no quiso detener su marcha, retó a cuanto rival pasó por su mente y se resistió a abandonar el deporte que, como profesional, le ha permitido llevar adelante su vida.

Al parecer el toque hecho a sus puertas por el compatriota Roberto García le ofrece la oportunidad del añorado retorno a este valeroso guerrero azteca llamado Antonio Margarito, quien tercamente se resiste a colgar los guantes y a decir adios, de momento, a la pasión de su vida.

Comenta sobre este articulo