Ser plato de segunda mesa desagrada a la mayoría. Pocos son los que aceptan el papel, y quien lo hace… sabrá sus verdades. Ganar el título mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) es un argumento como para dejar el orgullo a un lado, pero si el rival se trata del mexicano Julio César Chávez Jr. (45-0-1, 31 KOs) habría que pensarlo detenidamente.

En semejante encrucijada podría verse en breve el irlandés Andy Lee (28-1-0, 20 KOs), quien suena como sustituto del inglés Martin Murray (23-0-1, 10 KOs) para pelear el 16 de junio contra el “Hijo de la Leyenda” (Julio César Chávez Sr.).

El combate sería en el Sun Bowl de la texana ciudad de El Paso y en juego estaría el cinturón de los pesos medianos que Chávez Jr. ganó en combate (venció al estadounidense John Duddy (29-2-0, 18 KOs) en junio de 2010), pero solo después de beneficiarse por el despojo que sufrió en los despachos del CMB –por causa de maquiavélicos tecnicismos-, el argentino Sergio “Maravilla” Martínez.

Maravilla se ha empeñado en concertar una pelea para recuperar la corona que perdió sin pelear, pero Chávez Jr. se ha negado, corroborando con su actitud el criterio, bastante extendido por cierto, de que ha hecho carrera a costa de soberanos “paquetes”.

Ahí está el detalle que debe considerar Lee. Él sonó en principio. Luego simplemente fue echado a un lado. Solo cuando a Murray le negaron la visa de entrada en los Estados Unidos, por causa de su pasado delictivo, y apareció otro subterfugio para evadir a Maravilla, solo entonces, se le tomó en consideración.

¿Acaso Chávez Jr. y Bob Arum, su apoderado, lo catalogan como un paquete…y de segunda?

No convido al irlandés a que sea el más orgulloso del mundo, simplemente sugiero que debería valorar con minuciosidad cuáles son los pro y los contras de contender contra un atleta que pierde credibilidad por minuto.

Y es que una derrota, y su carrera sería seriamente lastimada. De lo contrario, una victoria lo catapultaría hacia planos estelares y seguramente sería la opción más viable para que el argentino Martínez puede intentar recuperar algo que le birlaron inmerecidamente.

Dependerá de Lee que decisión tomar, solo él sabe si por esta vez le conviene ser plato de segunda mesa o no.

Comenta sobre este articulo