Por si existían dudas, la mexicana Ana María “La Guerrera” Torres acabó con ellas con su exquisita lección de boxeo y potencia en los golpes frente a la colombiana María Andrea “La Fiera” Miranda, quien no resistió los embates de la monarca azteca y perdió por nocaut técnico en cuatro asaltos el 31 de marzo en los Cabos, Baja California Sur.

Torres (28-3-3, 15 KOs) se comportó como un torbellino golpeando el cuerpo y el rostro de Miranda (14-8-0, 9 KOs), que ahora debe estar dudando si fue buena la decisión de sustituir a la estadounidense Mary “The Heat” Ortega, lesionada durante una sesión de entrenamiento.

“Voy a salir a atacar y si hay nocaut, mejor”, había asegurado Miranda, de 27 años, previo al combate. “Enfrentarme a la mejor boxeadora del mundo, disputarle su campeonato y venir a suelo mexicano me sonó estupendo y de inmediato firmé el contrato”.

Pero “La Guerrera” demostró que es una fuera de serie. Desde el mismo primer asalto pegó con fuerza al rostro de su rival, que comenzó a manar abundante sangre. En el segundo y tercer asaltos incrementó los impactos y Miranda no pudo más.

Torres, de 32 años, retuvo por undécima ocasión el título mundial supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), un hito en la historia del pugilismo entre las féminas.

Su brillante trayectoria la hizo merecedora del cinturón Diamante, un reconocimiento de elevado valor sentimental que se otorga por la trayectoria deportiva y también han recibido el filipino Manny Pacquiao y el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, entre otros.

En el combate anterior disputando la faja mundial, Torres venció por decisión unánime a la argentina Marisa Johanna “La Nena” Portillo, el 8 de octubre del pasado año en Baja California.

Conquistó la corona por nocaut técnico frente a su coterráneoa Mayela “La Cobrita” Pérez, el 7 de octubre de 2006 en Veracruz, México.

Comenta sobre este articulo