avapikLa mexicana Ana María Torres (28-3-3, 16 KOs) y la estadounidense Ava Knight (8-1-3, 5 KOs) retuvieron sus cinturones universales supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y mosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), respectivamente, en las intensas jornadas boxísticas de fin de semana.

Torres, a quien apodan “La Guerrera”, derrotó por nocaut técnico en cuatro asaltos a la colombiana María Andrea “La Fiera” Miranda (14-8-0, 9 KOs) en pelea celebrada en Los Cabos, estado de Baja California Sur en el noreste de México.

Resultó la undécima defensa positiva de la peleadora azteca, considerada la mejor pugilista libra por libra del mundo. Después del aplastante éxito surge la posibilidad de una explosiva revancha contra su su compatriota Jackie Nava (26-4-3, 11 KOs), campeona supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Entretanto la norteña Knight, en la misma cartelera que se denominó Los Cabos on Fire, conservó la condición también antes del límite al anestesiar a la tailandesa Hongfah Tor Buamas (15-5-0, 2 KOs). En su primera exposición apeló al poderío de sus puños para doblegar la resistencia de la asiática. La definición llegó en el último round cuando una seguidilla de golpes resultó demasiado castigo para la retadora.

Otro que mantuvo su corona en el movido fin de semana fue el sudafricano Nkosinathi Joyi (22-0-0, 15 KOs), que sudó para vencer por decisión unánime (116-111, 116-111 y 117-110) al japonés Katsunari Takayama (24-5-0, 10 KOs). Del Orient Theatre, ubicado en el East London de Eastern Cape en Sudáfrica, el anfitrión se marchó con la faja mundial del peso mínimo, versión de la FIB.

El azteca Hugo Ruiz (30-1-0, 27 KOs) no quiso ser menos y respetó la tendencia en Baja California del Sur. Él sometió por la vía del cloroformo (en el octavo round) al venezolano Yonfrez Parejo (11-1-1, 4 KOs) y así preservó por tercera ocasión el cetro interino gallo de la AMB.

Quizás la gran sorpresa del fin de semana la protagonizó el mexicano Sergio Thompson (22-2-0, 20 KOs) en el Oasis Hotel Complex de Cancún. Allí le apagó la luz en la segunda escena al ex campeón ligero venezolano Jorge Linares (31-3-0, 20 KOs).

En apariencia Thompson sería la víctima en esa confrontación pero se invirtieron los papeles y Linares salió con la autoestima por el subsuelo y con el apodo –El Niño de Oro- empañado.

Del otro lado del océano, puntualmente en la ciudad alemana de Kiel, el armenio ex campeón supermediano Arthur Abraham (34-3-0, 27 KOs) requirió de todas sus destrezas para aplacar la oposición del polaco Piotr Wilczewski (30-3-0, 10 KOs). Hubo consenso absoluto en el veredicto (118-109, 118-109 y 119-108) de los jueces a favor de Abraham, que en el inicio de la pelea estuvo muy pasivo y su adversario llevó la iniciativa.

De la mitad en adelante el armenio mitigó el temporal y pasó a la ofensiva. No se detuvo hasta el sonido final de la campana. De esta manera mantuvo en su poder el cinturón europeo supermediano de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Y en los pleitos estelares de la función Guerra en la costa, efectuada en el Hotel Meliá de Colón en Panamá, el local Ricardo “El Maestrito” Córdoba (39-3-2, 25 KOs) y el jamaicano Nicholas Walters (20-0-0, 16 KOs) solventaron sin muchos contratiempos sus pleitos contra Eduardo García (21-8-1, 9 KOs) y Héctor Márquez (30-24-0, 21 KOs), respectivamente.

El Maestrito apenas necesitó de cinco rounds para completar su faena por la vía del dolor ajeno y adjudicarse la faja latina del CMB. Walters debió contender durante los 10 capítulos pactados, aunque no hizo mucho esfuerzo para superar a Márquez por decisión unánime (100-90, 100-90 y 100-90).

Comenta sobre este articulo