“Macho” Camacho acusado de abuso infantil

El ex monarca puertorriqueño Héctor “Macho” Camacho, de 49 años, está de nuevo en problemas con la justicia, acusado ahora de abuso infantil contra uno de sus hijos. No escarmienta. Fue un excelente púgil pero con una vida desordenada que ha desembocado en múltiples problemas.

Camacho ha sido acusado de agarrar a su hijo por el cuello, tirarlo al piso y pisarlo repetidas veces durante un incidente ocurrido el 22 de marzo del pasado año, de acuerdo con la demanda presentada en la corte el 3 de abril de 2012 por la oficina del fiscal estatal en el condado de Orange-Osceola, perteneciente a la ciudad de Orlando, en la Florida.

De acuerdo con el reporte de la oficina del Sheriff de esa localidad, el altercado ocurrió en la vivienda de la ex esposa de Camacho, aparentemente por una disputa monetaria.

Según el reporte policial, el niño le aseguró a las autoridades que su papá le gritó, lo tiró al suelo y lo pisó. “Estaba drogado”, dijo el menor al oficial de la policía cuando le preguntó los motivos del disgusto de su padre.

Documentos de la corte indican que los fiscales presentaron los cargos contra Camacho en noviembre y que el boxeador se entregó en la cárcel del Condado de Orange el lunes 3 de abril.

“El se entregó ante las autoridades y tras pagar una fianza de 5.000 dólares quedó libre”, informó una portavoz del departamento de Policía de ese Condado.

Nacido en Bayamón, Puerto Rico, Camacho se mudó con su familia al barrio hispano de Harlem cuando era un niño. Allí tuvo problemas con la justicia por peleas callejeras y con 15 años fue a parar a la cárcel.

Con indiscutibles virtudes para el boxeo (también practicó con buenos resultados kickboxing) ganó tres campeonatos amateurs Golden Gloves en Nueva York y después los títulos profesionales super pluma y liviano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y welter ligero de la AMB. Efectuó 87 pleitos, ganó 79, con 38 KOs, además de cinco reveses y tres empates.

Pero en su vida personal, Camacho ha tenido reiterados episodios con la justicia por consumo de estupefacientes, peleas y más reciente fue condenado bajo cargos de intentar robar aparatos electrónicos en Mississippi, donde la policía le encontró en sus bolsillos éxtasis, una droga sintética psicoativa que altera la mente y causa alucinaciones.

No hay dudas, “perro huevero, aunque le quemen el hocico”

Comenta sobre este articulo