El apellido Cotto es sumamente cotizado en el boxeo. Los hermanos boricuas Miguel Angel y José Miguel le han brindado lustre. Más Miguel Angel (37-2-0, 30 KOs), quien es el vigente monarca mundial mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), pero José Miguel (32-3-1, 24 KOs) proyecta ensanchar más la reputación familiar y aportar en el futuro mediato, alguna faja universal.

En el horizonte del mayor de los hermanos, que tiene 34 años, está su compatriota Eric Cruz (13-8-3, 13 KOs). Ambos se verán las caras en la división welter (147 libras) el 21 de abril en la ciudad de Caguas, precisamente el lugar donde nacieron estos consanguíneos que también han puesto en alto el nombre de Puerto Rico.

José Miguel Cotto debió contender el 24 de marzo contra el ex campeón peso ligero mexicano José Luis Castillo (63-11-1, 54 KOs), pero esa batalla debió cancelarse porque el azteca no pudo realizar el peso pactado.

“Estuve entrenando en Buffallo, Nueva York, y me siento en óptimas condiciones, la pelea (contra Castillo) no pudo ser, pero ya estaremos de vuelta el 21 de abril”, indicó el pugilista que inició su andadura profesional en diciembre de 1996. O sea, lleva 16 años sobre el entarimado lanzando golpes a diestra y siniestra.

Durante ese período tuvo dos oportunidades titulares. La primera de ellas llegó diez años después de su debut. El 8 de abril confrontó al entonces monarca ligero de la AMB, el estadounidense Juan Díaz (35-4-0, 17 KOs), que le derrotó por decisión unánime y detuvo su imbatibilidad en 27 triunfos.

El 11 de mayo de 2007 llegó una nueva oportunidad y en juego el mismo cinturón de la AMB que para la ocasión estaba vacante. Para su infortunio no pudo pasar de un empate con el tailandés Prawet Singawancha (47-3-2, 27 KOs) y de ahí en adelante, se les cerraron las puertas de las peleas titulares.

Apelando a la lógica, por más que Cotto se empeñe en negarlo, a sus 34 años le deben quedar pocas opciones de conquistar alguna corona. Quizás su asidero sea que en la historia del pugilismo otros han llegado a la cima “pasaditos de edad”, como los semipesados Archie Moore (a los 37 años) y Bernard Hopkins (a los 46 años).

“Les aseguro que demostraré que aún estoy listo y me queda mucho boxeo, Todavía hay tela de donde cortar”, disparó Cotto para aquellos que dudan y creen que su carrera transita por el último tramo. No hay duda que él, como su hermano, quiere patear un gol.

Comenta sobre este articulo