JCChavezjr61El invicto campeón mexicano de la división mediana Julio César Chávez Jr. es consciente de la calidad del estadounidense Andy Lee, su próximo rival el 16 de junio en el Sun Bowl, de Texas.

“Tendré un rival complicado en Lee, pero me preparo para llegar al cien por ciento para esta pelea y estar listo el 15 de septiembre para mi pelea contra el argentino Sergio Martínez y callarle la boca de una vez”, dijo Chávez Jr.

Chávez (45-0-1, 31 KOs) se ha entrenado en Cancún durante la Semana Santa, después lo hará en Culiacán y posteriormente en Las Vegas y Los Ángeles. “Es un rival zurdo, muy fuerte, pero estoy cumpliendo con todo para derrotarlo y convertirme en el mejor peleador del mundo”, añadió el Junior.

Púgil de la mano equivocada, Lee (27-1-0, 19 KOs), Lee acumula 13 victorias consecutivas, la última por nocaut en el segundo round ante el veterano mexicano Saúl “Baby” Durán el pasado 10 de marzo en Michigan.

El único revés de Lee se lo propinó por nocaut técnico en el séptimo round el mexicano Brian Vera el 21 de marzo de 2008 en Connecticut, pero Lee logró el desquite por fallo unánime en octubre pasado en Nueva Jersey.

El Junior Chávez derrotó por decisión completa a su compatriota Marco Antonio “Veneno” Rubio en la segunda defensa del título del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el 4 de febrero ante 16.000 espectadores en el Alamodome, de San Antonio, Texas.

Tras el combate no se efectuaron exámenes de orina a los contendientes, lo que desató el disgusto de los colaboradores de Rubio y del propio boxeador, considerándolo un “olvido” sospechoso de las autoridades encargadas de realizarlo.

“Chávez peleó con mucha energía y nunca se cansó”, dijeron “Veneno” y su equipo de trabajo sobre el estado anímico y físico de Chávez Jr. “En algunos rounds ni siquiera se sentó en su banquillo. No estoy conforme con que no hubo examen antidoping”.

Más grave aún porque el hijo de La Leyenda dio positivo dos años atrás después del combate contra Troy Rowland y fue suspendido por seis meses por la comisión Atlética del estado de Nevada, que añadió una multa de 10.000 dólares.

Las dudas sobre el Junior Chávez se incrementan ya que tiene pendiente una audiencia en corte en la ciudad de Los Ángeles, donde lo detuvieron en estado de ebriedad mientras conducía su vehículo.

“Yo soy un boxeador limpio, honesto que me preparo fuerte para cada combate y que no ingiero sustancias prohibidas”, dijo Chávez Jr al referirse a declaraciones de “Maravilla” Martínez que exigirá exámenes antidoping del tipo olímpico cuando se enfrenten el 15 de septiembre en Las Vegas. “No puede imponer condiciones, quiere pelear conmigo sólo para ganar dinero y se cuelga de mi nombre”, enfatizó el Hijo de la Leyenda. “El me necesita a mí, no yo a él, que le quede claro, dejó su cinturón por dinero y ahora lo obtendrá en su pelea contra mí”.