May-Cotto22El boxeador boricua Miguel “Junito” Cotto (37-2-0, 30 KOs) y el entrenador cubano Pedro Luis Díaz parecen dispuestos a escalar los peldaños más encumbrados en el pugilismo rentado. Ya convirtieron en liviana brisa a Antonio “El Tornado de Tijuana” Margarito (38-8-0, 27 KOs) y ahora buscarán ajar el inmaculado rostro de Floyd “Pretty Boy” Mayweather (42-0-0, 26 KOs). Tarea difícil, pero no imposible para un preparador que con pericia y profundos conocimientos guió a los primeros planos del pugilismo amateur a grandes figuras del archipiélago caribeño

La pareja, que parece perfecta a pesar de las dudas por el vínculo amateur de Díaz, trabaja incansablemente para cumplir el objetivo inmediato, el cual está al doblar la esquina.

El pleito contra el estadounidense Mayweather será el 5 de mayo en el MGM Grand de Las Vegas. Y en disputa estará el cinturón mundial mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en poder de Cotto, y la faja de diamante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“He estudiado varios videos de Mayweather y es un boxeador normal. Aquí nadie es invencible. Todos los humanos tienen sus debilidades y sobre eso vamos a trabajar”, dijo Pedro Luis Díaz en el intercambio que sostuvo junto a su pupilo en el programa radial La Perrera, que se trasmite en Puerto Rico.

Ante la insistencia de los interlocutores para que revelaran esas debilidades del Pretty Boy que habían descubierto, Cotto respondió: “todos se darán cuenta el 5 mayo”. Mientras Pedro aseguró que el silencio no puede interpretarse como que “estemos seguros y confiados”.

Junito explicó que “conozco a Pedro desde 1996. Nadie creyó en él, dudaron de las credenciales de lo que podía aportar a mi carrera. Yo siempre confié en él y por eso estamos aquí y obtuvimos el resultado en la pelea pasada y vamos a obtenerlo en esta. Siempre creyendo en Pedro y siguiendo sus consejos, además de seguir trabajando para la victoria”.

El cubano ironizó acerca de lo novedoso realizado para el venidero combate: “hemos insistido en todo lo que trabaja un boxeador: desplazamiento golpe y defensa”.

Acerca de la relación personal y profesional que les une, ambos expusieron sus ideas.

“De los hombres hablo bien o no hablo. A Miguel lo conozco desde hace muchos años. Siempre he sido muy unido a él”, dijo Díaz.

Añadió que “fuera del gimnasio somos grandes amigos, pero dentro del gimnasio y en la esquina la cosa cambia. Allí es un negocio y hay que respetar el negocio. Él está consciente de lo que quiere y yo también y seguro que siempre va a ser la victoria”.

En tanto, Cotto comentó que “tuve varios entrenadores en los últimos años. De ellos tomé lo que pude aprender y lo otro lo lancé a la basura. Con Pedro es totalmente diferente. Tenemos una muy buena comunicación. Fuera del gimnasio somos muy buenos amigos y dentro sigo sus instrucciones para llegar a la victoria. Esa química de amigos, respeto y seriedad es la que nos ha ayudado a mantenernos”.

Habrá que ver si la combinación Cotto-Díaz neutraliza un componente reactivo llamado MAYWEATHER.