Sensaciones encontradas provocaron las actuaciones del mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez (54-6-1, 39 KOs), el peruano Alberto “Chiquitico” Rossel (28-8-0, 13 KOs) y el estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos (30-0-1, 22 KOs), en las que fueron las funciones boxísticas más relevantes y promocionadas del fin de semana.

Sin dudas la noche del 14 de abril resultó especial en el Distrito Federal y todo México. No es para menos, Dinamita Márquez, regresó a pelear a su lugar de origen tras 18 años de ausencia.. Y no defraudó. Derrotó por decisión unánime al ucraniano Serhiy Fedchencko (30-2-0, 13 KOs) y se agenció el título mundial interino superligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Se me complicó en los primeros rounds, pero poco a poco fui descifrando su estilo”, dijo el anfitrión que en varias ocasiones reiteró sentirse orgulloso por el respaldo de las 22 mil 462 personas –récord de asistencia- que acudieron al reencuentro en la Arena México.

El mexicano de 38 años durante los 12 rounds mantuvo la iniciativa y conectó casi a placer ante un oponente que se preocupó más en permanecer de pie que en plantar batalla. Los jueces le favorecieran en las boletas: 119-109, 118-110 y 118-110.

Con este triunfo Dinamita se incluye en el selecto grupo de púgiles aztecas, junto a Erik “Terrible” Morales y Jorge “Travieso” Arce, que han sido capaces de ganar coronas mundiales en cuatro divisiones de peso distintas.

Ese mismo día, un poco más al Sur, otra nación vivió una noche histórica. En el coliseo Dibos Dammert de la peruana Lima, el local Chiquitico Rossel se convirtió en campeón mundial interino minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), tras vencer al azteca José “Torito” Rodríguez (28-1-0, 17 KOs).

“Tuve que utilizar mucha estrategia, mucha paciencia, tranquilidad, mucha inteligencia para pelear contra él. Ya lo había estudiado bastante bien”, subrayó Rossel, primer monarca mundial peruano del sexo masculino, pues Kina Malpartida había alcanzado esa distinción en febrero de 2009.

“El Perú es una tierra de campeones. Solo hay que descubrirlos. Por eso repito que no hay que esperar a que sean campeones para recién empezar a apoyarlos”, remarcó el pugilista que siempre soñó con ceñirse una faja universal.

Brandon “Bam Bam” Ríos puso la nota discordante en el fin de semana. Primero sobrepasó el límite de las 135 libras (división ligera) en el pesaje previo al encuentro contra el cubano Richard Abril (17-3-1, 8 KOs), circunstancia que le privó de optar por el título mundial interino de la AMB, y luego necesitó del favor arbitral para obtener la victoria por decisión dividida.

En el Mandalay Bay de Las Vegas casi todos vieron ganar al antillano, que sin ser muy contundente lanzó los mejores golpes y evitó con el jab de izquierda las desorganizadas embestidas del Bam Bam, quien a todas luces nunca se recuperó mentalmente del tropiezo en la báscula.

Los jueces le dieron la pelea a Ríos 116-112, 115-113 y 111-117. Las declaraciones de Abril fueron bien elocuentes: “lo único que puedo decir de esta decisión es que fue infortunada. Yo gané esta pelea por al menos cuatro o cinco rounds”.

Otros combates

Víctor “Vikingo” Terrazas (34-2-1, 19 KOs) noqueó al colombiano José Palma (15-6-2, 10 KOs) en el cuarto round y retuvo el cinturón de plata súper gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB, en cartelera efectuada en la ciudad estadounidense de El Paso, Texas.

Con un fulminante derechazo el Vikingo acabó las acciones y ahora espera para contender contra el vencedor del encuentro entre Abner Mares y Eric Morel.

Otro resultado relevante fue el triunfo del mexicano Gilberto Ramírez (21-0-0, 18 KOs) sobre el costarricenseJaime Barboza (17-7-0, 7 KOs) por decisón unánime. Esta victoria le permitió conservar el título juvenil mediano CMB.

Comenta sobre este articulo