Para el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez (39-0-1, 29 KOs) la palabra derrota no está incluida en su vocabulario. Tiene entre cejas ser una leyenda del boxeo azteca y está consciente de que lograrlo depende de vencer a los mejores.

Su combate contra el estadounidense Shane “Sugar” Mosley (46-7-1, 39 KOs) es una de esas durísimas pruebas parciales para la consecución del rango. Pero no se amilana ante las probables exigencias del compromiso, previsto para el 5 de mayo en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

“Hasta en mis peleas más difíciles, fallar nunca ha sido una opción”, declaró a “Univisión .com” el peleador que debutó profesionalmente en octubre de 2005, cuando apenas tenía 15 años.

Precisamente, Canelo ha asegurado en más de una ocasión que en sus inicios observaba las rutinas sobre el encordado de Mosley, quien tiene 40 años, para aprender de los más capaces.

“Espero consolidarme como campeón y sumarme a la gran lista de boxeadores mexicanos que hoy son leyendas”, señaló el jalisciense que viene de derrotar por nocaut al boricua Kermit Cintrón (33-5-1, 28 KOs) el 26 de noviembre último.

Remarcó que Marco Antonio Barrera, Erik Morales y Julio César Chávez son algunos de los peleadores mexicanos que su comunidad admira. “Yo tengo la intención de estar entre estos hombres”.

Añadió que cree que este pleito será especialmente emocionante para todos los fans. Y destacó la importancia de combatir durante la fiesta del 5 mayo –en la propia cartelera contenderán como plato fuerte el estadounidense Floyd Mayweather y el boricua Miguel Cotto-, aunque sea afuera de México.

“Ustedes saben que disfruto pelear en México, pero ahora me estoy concentrando en el encuentro del 5 de Mayo. Nunca he estado tan preparada en mi carrera profesional. No tengo ninguna duda que será una pelea para recordar y voy a salir victorioso”, concluyó.

Comenta sobre este articulo