Buenos Aires.- El argentino Omar Andrés Narváez retuvo por cuarta vez el título supermosca de la OMB al vencer por unanimidad en 12 asaltos al mexicano José Cabrera, un rival de poca monta que propició que el pleito fuera totalmente deslucido.

La pelea, que comenzó con los primeros minutos de este domingo 22 de abril en el Estadio Aldo Cantoni de la provincia de San Juan, tuvo de principio a fin un solo nombre, el de “Huracán” Narváez, quien hizo valer todo el tiempo su mayor estatura boxística haciendo lucir como un novato a “el Matador” Cabrera.

El mexicano mostró las pocas armas con que contaba en los dos primeros asaltos y de ahí en adelante se desdibujó sobre el ring, haciéndose notar sólo en los asaltos octavo y décimo, cuando fue penalizado con un punto primero por golpes bajos y después por entrar con la cabeza.

Precisamente un cabezazo en el octavo, que el árbitro consideró erróneamente como accidental, le provocó a Narváez una cortadura sobre el párpado del ojo izquierdo que, por fortuna, no tuvo mayores consecuencias.

Con el triunfo en esta pelea mediocre ante un rival sin méritos suficientes como para disputar un título mundial, Narváez extendió a 36 el número de victorias en su carrera profesional frente a un solo revés (el sufrido en octubre pasado ante el filipino Nonito Donaire en los pesos gallos) y dos empates.

El presunto “Matador”, en tanto, sufrió su tercer revés de por vida, contra 20 triunfos y también dos empates.

De paso, la aplastante derrota sufrida por Cabrera dejó mal parado al presidente de la Organización Mundial de Boxeo, el puertorriqueño Francisco “Paco” Valcárcel, quien poco antes de comenzar el pleito aseguró ante las cámaras de televisión que el mexicano era “un peleador muy de cuidado”.

Una opinión que, apenas una hora más tarde, las tarjetas de los jueces echaron por tierra: 118-108 (Rose Lacen, de Estados Unidos), 118-108 (Carlos Colón, de Puerto Rico) y 120-106 (Ramón Cerdán, de Argentina).

En el combate de semifondo, el local Mauricio “Chuki” Muñoz derrotó sin contratiempos y por nocaut técnico en el tercer round al chileno Ramón Contreras, proclamándose así nuevo campeón latino supergallo de la OMB.

Comenta sobre este articulo