Sin lugar a dudas la sorpresa del fin de semana fue la conquista del campeonato mundial welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) por parte del “Magic Man” Paul Malignaggi (31-4, 7 Nocauts), quien noqueó a domicilio al ucraniano Vyacheslav Senchenko (32-1, 21 Nocauts).

Y digo sorpresa no porque Senchenko sea un gran peleador, pues en las 32 peleas profesionales en las que se mantuvo invicto no enfrentó a un solo rival de jerarquía que pusiera en manifiesto su verdadero nivel. Ni siquiera siendo campeón del mundo.

Con la corrupción que existe en el boxeo actualmente es muy difícil que un boxeador logre un resultado favorable en el extranjero. Sobre todo uno como Malignaggi que no atraviesa por un gran momento boxístico ni tampoco posee una pegada que defina una victoria por la vía del cloroformo.

Es así que el italoamericano obtuvo una victoria que todavía debe de estar sonando de este lado del hemisferio, una que le debe haber regresado un poco de la magia que fue perdiendo a medida que las derrotas se fueron haciendo más comunes en su historial.

¿Qué sigue para Malignaggi? No lo sé, tal vez nombres como Erik Morales o el ganador del Guerrero-Aydin podrían ser algo accesibles para la obtención de una exitosa primera defensa de título.

Lo que sí es un hecho es que su siguiente movimiento no será un paseo por el parque pues actualmente la empresa Golden Boy Promotions maneja su carrera y con ellos no tendrá opciones de pelea fáciles ahora que es campeón.

Crédito Fotos: Efrem Lukatsky, AP

Ismael Rubio

Comenta sobre este articulo