canelo pikEl mexicano Saúl Canelo Álvarez (40-0-1, 29 KOs) no es un dechado de virtudes, pero al menos sus cualidades le bastaron para derrotar al cuarentón Shane “Sugar” Mosley (46-7-1, 39 KOs) y retener la corona superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Aburrida. Nada de boxeo. Dos hombres con pies de plomo y movilidad nula. La pelea coestelar de la cartelera Reyes del Ring, efectuada en el MGM Grand de Las Vegas, fue un verdadero fiasco.

¿La decisión? Correcta. Canelo, de apenas 21 años, pegó los mejores golpes a razón de 3 a 1. Los jueces, Cynthia J. Ross, Glenn Trowbridge y Jesse Reyes, no se equivocaron y le otorgaron en masa el veredicto al mexicano (119-110, 119-109, 118-110), que sin mucho boxeo constató que Sugar Mosley está acabado y debe colgar los guantes.

Los encargados de diseñar la carrera de Canelo no se equivocaron. Apostaron por enfrentar a su apoderado con un viejo de gran pedigrí, con 22 peleas titulares y seis veces monarca mundial, pero que ya vio pasar sus mejores años.

El desenalce no se hizo esperar. Canelo pegó mejor. El uppercut lastimó a Mosley una y otra vez. No pudo noquearlo, pero cumplió su objetivo de hacer su cuarta defensa positiva y engordar más su palmarés.

“Fue una gran experiencia. Este es el inicio de mi carrera. Esto me va a servir mucho, dijo al finalizar el combate el peleador azteca. “Estoy listo para Mayweather, Pacquiao y Cotto”, concluyó.

Comenta sobre este articulo