El boxeo profesional tiene un rey. Se llama Floyd Mayweather. Después de su convincente victoria por veredicto unánime el 5 de mayo sobre el puertorriqueño Miguel Cotto, el estadounidense ha colocado sobre su testa la imaginaria corona que le distingue como el número uno del mundo, libra por libra.

Además de preservar su invicto en 43 peleas como profesional, el altanero y bravucón afronorteamericano de 35 años de edad demostró que aún le queda mucho oficio entre los encordados y que, al menos de momento, quien puede considerarse como su sombra en términos de reinado pugilístico, el filipino Manny Pacquiao, quedó claramente relegado a un segundo plano.

Mientras que el “Money” Floyd ganó de forma convincente en sus dos últimas peleas ante reconocidos adversarios como Víctor Ortíz (victima de la picardía callejera de Mayweather) y Miguel Cotto, el filipino dejó muchas dudas con su triunfo por decisión sobre el mexicano Juan Manuel Márquez el pasado año, y habrá que ver cómo le va el próximo 9 e junio frente al ascendente estadounidense Tim Bradley.

La victoria de Mayweather sobre Cotto el 5 de mayo en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, sacó a relucir la estirpe de boxeador del ahora rey de las 154 libras, versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), faja que precisamente le arrebató al boricua con un despliegue de habilidad, ingenio e instinto sólo perceptibles en los superdotados dentro del mundo de los puñetazos.

Y aunque muchos todavía quieren convencerse de la indiscutible calidad del “Pretty Boy” viéndole derrotar al Pacman, su contraparte Filipina en la conquista de la cima profesional, él simplemente se conforma con lanzar un grito de grandeza a los cuatro vientos con su disertación de 12 asaltos contra “Junito” Cotto.

Al mismo tiempo, mantiene en suspenso la probabilidad de un duelo con el filipino, sin demostrar demasiado interés por validar su reinado a costa de un triunfo futuro en esa esperada confrontación que, por lo visto, sólo podría concertarse con pleno acuerdo de ambas partes (algo imposible en la actualidad) y si de por medio hay una bolsa sin precedentes que amerite el riesgo, de acuerdo con los puntos de vista de ambos colosos del ring.

Por ahora una cosa si es segura. Con su triunfo sobre Cotto, Floyd Mayweather volvió a ocupar, y creo que sin discusión, la cima en solitario del pugilismo rentado, en una pelea de notable nivel competitivo que, a mi modo de ver, dejó satisfechas las expectativas generadas antes de sonar el campanazo inicial.

Comenta sobre este articulo

leerobert130 Dijo:

Si lo evaluan por lo que hace dentro del ring hay que reconocer que Floyd es el mejor boxeador de la actualidad. Tambien es uno de los mejores 3 de todos los tiempos si dejan a un lado su vida fuera del ring. Dejen la ignorancia y si de verdad aman el boxeo hay que aceptar que Floyd esta muy por encima del resto de los boxeadores, esto incluye al Pacman a quien le han escogido los oponentes perfectos (de nombre, fuertes y bien lentos) para su estilo y destrezas. Floyd tiene muchos recursos que sabe muy bien como utilizarlos, por eso abruma a sus oponentes y los hace lucir como boxeadores mediocres aunque sean lo mejor de lo mejor de su epoca.