Le dicen el “buque insignia” de la delegación de Cuba a los Juegos Olímpicos. El equipo de boxeo de la isla quiere retomar en Londres la senda como los reyes que fueron por casi cuatro décadas del pugilismo aficionado.

Son 32 oros los que tienen archivados los boxeadores cubanos desde Múnich 1972 hasta Atenas 2004. Pero en Beijing 2008 quedaron con las ganas de escalar el podio dorado.

La supremacía de Cuba se perdió en Beijing 2008, donde los cubanos ganaron cuatro platas y otros cuatro bronces.

Los ocho púgiles olímpicos de la isla entrenarán ahora en Azerbaiyán y después en Irlanda. Es el empujón final de cara a los Olímpicos de la capital británica.

Viajaron el martes en la noche. Y su preparación en Bakú, la capital de Azerbaiyán, se extenderá hasta fines de este mes cuando se midan a púgiles de Bulgaria, Turquía y el país sede.

“El próposito en Londres es que los ocho boxeadores clasificados ganen medallas”, dijo Rolando Acebal, el técnico principal de la selección cubana.

Poco antes de tomar el avión hacia Europa, Acebal dijo a una radioemisora local que el equipo “tiene motivación y nivel para ganar varios oros”.

“Haremos topes, sparrings libres y preparación conjunta”, afirmó en alusión a los entrenamientos a realizar en Azerbaiyán e Irlanda.

Cuba tendrá entre sus principales exponentes al capitán del elenco: Julio César La Cruz, de 81 kilos, campeón mundial de Bakú 2011, y Lázaro Alvarez, de 56 kgs. igualmente oro en Bakú.

Además los reflectores se enfocan en Roniel Iglesias, de 64 kgs, único de los boxeadores cubanos que repite en la escuadra que participó en Beijing hace cuatro años, donde consiguió la medalla de bronce.

La escuadra incluye también a Yosbany Veitía (49 kgs), Robeisy Ranmírez (52), Yasnier Toledo (60), José Angel Larduet (81), y Erislandy Savón (+ 91 kgs).

ESCUADRA DE RECAMBIO

“Todos los exponentes de la isla están en excelente forma física y psicológica (…) muy motivados en pos de un buen desempeño en Londres”, dijo Alberto Puig, presidente de la federación cubana de boxeo en declaraciones al sitio web (www.jit.cu).

Se trata de una escuadra de recambio después de varias deserciones de astros olímpicos y bajos rendimientos de algunos de los púgiles que estuvieron en la capital china.

“Tengo esperanzas en que todo va a salir bien, confianza en el equipo (…) en los técnicos. Y cuando todo marcha así al 100 por ciento podemos esperar un gran resultado en Londres”, destacó La Cruz en La Habana.

En el torneo olímpico de Beijing, los anfitriones chinos ganaron dos preseas de oro, una de plata y una de bronce. Y fueron escoltados en el medallero por Rusia con dos oros y un bronce, y por Italia que acumuló un oro, una plata e igual cifra de bronce.

Comenta sobre este articulo