tiquito pikTal vez el título de este cronista parezca exagerado y confieso que nunca me gusta utilizar frases tan radicales como “de vida o muerte” o “no hay más allá”, pero lo cierto es que el Campeón Mundial Interino de las 130 libras de la AMB, Bryan “Tiquito” Vásquez, se juega muchas de sus cartas este sábado en Tijuana, México.

Primero por el escenario; para nadie es un secreto que México es una vitrina boxística y al combate asistirán más de cinco mil personas, muchas de ellas atraídas por el pleito estelar entre Omar Chávez y Jorge “Maromerito” Páez y que por supuesto observarán al talentoso púgil costarricense medirse con el veterano de mil batallas Jorge Lacierva.

Otro aspecto importante es la Televisión, pues la reyerta llegará a millones de hogares gracias a la señal de Televisión Azteca, empresa que cuenta con los derechos para transmitir entretenidas veladas y que se mide con las mejores del mundo en materia boxística.

Un triunfo en México, le permitiría a Vásquez continuar sin sobresaltos sus planes de pelear el 15 de septiembre en Costa Rica y meses más tarde en Japón ante el campeón Takashi Uchiyama, al tiempo que se ratificaría entre los mejores de las 130 libras. Sin duda, entraría en las grandes ligas de la división junto con el mencionado Uchiyama y Adrien Bronner, a quienes le podríamos sumar 3 o 4 gladiadores más que andan cerca de ese peso.

También sería una justa recompensa a sus largas jornadas de entrenamiento y al esfuerzo de su equipo de trabajo, encabezado por Ezequiel Obando y Mario Vega, que lo envió durante varias semanas a Las Vegas para entrenar en el gimnasio de Floyd Mayweather Jr. de la mano del tío y preparador del llamado “Money”, Roger Mayweather.

Para Vásquez, 28-0, 14 KO, el enfrentamiento ante Lacierva 41-8-6, 27 KO será una prueba de fuego, superior –según mi opinión- a los que tuvo ante el nicaragüense, Santos “El Toro” Benavides, con quien disputó la faja interina, y el mexicano Allan “Explosivo” Herrera que, por cierto, se realizaron en Costa Rica.

En México, no solo deberá lidiar con la calidad y experiencia de Lacierva, de 34 años y 55 peleas (casi el doble que Vásquez) sino también con un público conocedor del boxeo y fiel seguidor de sus campeones, un aspecto que lamentablemente a veces influye en las decisiones de los jueces.

La reyerta pinta bien, pues el mexicano llega con esquina nueva y dos triunfos consecutivos, el más reciente por nocaut ante Heli Quiroz, y su última derrota la sufrió en Australia, ante el local Billy Did, un hombre de 31 éxitos y apenas un fracaso por lo podemos afirmar que no es un púgil acabado ni mucho menos.

En su lista de rivales aparecen nombres conocidos como Celestino “Pelenchín” Caballero, Martin Honorio y Marc Johnson.

El costarricense tiene una lista de contrincantes más discreta, pero cuenta a su favor con la juventud (24 años), una gran rapidez que le permite lanzar varios golpes seguidos y desaparecer del área de impacto de sus contrincantes. Además, según declaró, recientemente a ZONA DE BOXEO, con Roger Mayweather mejoró la potencia de sus golpes y encontró excelentes sparrings.

Los papeles parecen estar asignados para el combate. Lacierva, más lento y con dos centímetros menos de estatura (163 por 165), intentará acorralar al visitante y conectarle con las mismas manos que ha noqueado a 27 rivales. Igual una pelea a la distancia con cierre cerrado tampoco debería preocuparle mucho.

“El Tiquito” tendrá que golpear, correr y cansar a su rival para defender su pergamino interino de la Asociación Mundial de Boxeo, pero con esto no basta, deberá martillar con su jab, cruzarlo con golpes al cuerpo y encontrar la forma de cansarlo para luego buscar el nocaut técnico. Pero hay algo trascendental, el costarricense deberá superar primero la prueba del pesaje y ojalá no llegar muy debilitado el día crucial.

Se dice fácil pero no lo es, como tampoco resulta sencillo hacer un pronóstico, pero hay que animarse: Gana Vásquez por nocaut técnico en 8 asaltos.

Comenta sobre este articulo