klistchko pikset5ver1Al ucraniano Vitali Klitschko (44-2-0, 40 KOs) no le valen envergadura física ni puños de acero en su carrera política. En ese escenario, inteligencia y buen verbo son armas fundamentales, que no las únicas. Allí no le va mal, pero de vez en vez hace un paréntesis para callar a los bocones que le incitan a levantarse de la banca y regresar a la arena de combate.

El próximo sábado, 8 de septiembre, apelará a esas cualidades que están en dudoso reposo para “convencer” al alemán Manuel Charr (21-0-0, 11 KOs) de que el cinturón de los pesos pesados, versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), es una propiedad intransferible.

“No habrá regalos”, dijo el ucraniano de 41 años casi sin inmutarse, mostrando que su paso por la política le ha servido para controlar sus emociones, algo que no pasó desapercibido para los asistentes a la rueda de prensa celebrada en Moscú, sede del pleito.

El germano, de 27 años, ripostó al campeón con la audacia que caracteriza a la juventud: “tengo una receta para cada combate”. Y agregó con tono amenazante que “mi receta para Klitschko es un gran K.O”.

Pese a saber que tendrá que lastimar en serio a su oponente aprovechó la tregua de la conferencia para decirle que “estar en un ring de boxeo frente a ti (Vitali) es un regalo con el que he soñado toda mi vida”.

Klitschko, cabeza del partido de oposición Udar (Alianza Democrática Ucraniana para las Reformas), explicó que “en agosto hay vacaciones y mi equipo me dio la oportunidad de dedicarme al deporte”.

Su última presentación sobre el encordado fue siete meses atrás. Entonces enfrentó al inglés Derek Chisora (15-4-0, 9 KOs), pelea que ganó por decisión unánime y trascendió más en los medios por la actitud antideportiva del británico.

Chisora, en un arrebato de bravuconería barata, abofeteó a Vitali en la ceremonia de pesaje; y el día de la pelea lanzó un escupitajo al hermano de su oponente, el también pugilista Wladimir Klitschko.

Acerca de las intenciones de su contrario de turno deslizó que su tarea será ardua porque “por el momento, nadie pudo dejarme K.O”. Aclaró, además, que sea cual fuera el resultado continuará su carrera en la política.

Entretanto, Charr viene de vencer por decisión al ucraniano Taras Bydenko (28-5-0, 12 KOs) en marzo último. Esta será su primera pelea titular y la segunda vez que sale de casa, pues debutó oficialmente en 2005 ante el húngaro Nandor Kovacs en el vienés Lugner City (Austria).

Comenta sobre este articulo