beristain pikoct82012Como entrenador, el mexicano Ignacio “Nacho” Beristaín lo ha conseguido todo en el boxeo. Rectifico. Casi todo. Porque en su brillante palmarés hay un resultado que todavía le quita el sueño: derrotar al filipino Manny Pacquiao, quien se impuso a su alumno Juan Manuel “Dinamita” Márquez en dos controversiales decisiones y hubo un empate en los duelos previos.

El veterano Márquez, de 39 años, se las verá con Pacquiao, seis años más joven, el 8 de diciembre en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, donde el binomio mexicano espera ganar convincentemente y demostrar que hubo mala actuación de los jueces en las reyertas anteriores.

Al referirse al pleito Márquez-Pacquiao, Beristaín afirmó que la única forma de ganar en el boxeo es con “mucho trabajo”. Pero a su vez señaló que “me preocupan los jueces todo el tiempo, no solo en esta pelea, porque (los oficiales) han venido dando tumbos y no se toman medidas para resolver la situación”.

Beristaín ha expresado que el combate entre “Dinamita” Márquez y el “Pacman” Pacquiao podría marcar el fin de su carrera en cuanto a entrenar a grandes peleadores y continuar en la enseñanza de jóvenes valores.

“Quiero retirarme del boxeo viendo a Juan ganar a Pacquiao”, recalcó Beristaín, de 73 años. “Sé que será una pelea apasionante, dura, pero Juan está acostumbrado a afrontar este tipo de retos.Y seguro va a dar una gran réplica, pueden estar seguros”.

Y con la visión que da su experiencia, no escatimó elogios para Pacquiao, considerado como segundo libra por libra del mundo y que ha sido campeón mundial en los pesos mosca, supergallo, pluma y superpluma.

“Pacquiao siempre ha sido un gran peleador”, analizó Beristaín, quien desde hace 19 años conduce los destinos de Márquez”. La naturaleza lo ha dotado de todo: pegada, fuerza, velocidad, técnica, lo tiene todo”.

Sobre el trabajo actual con su discípulo, el avezado estratega adelantó que están trabajando fuerte “para levantar un poco más la velocidad y ver si en el tercer tercio de la pelea puede mantenerla e intentar enviar a Pacquiao a la lona”.

No obstante, demostró que por encima de todo es objetivo y no lo ciega el deseo de alcanzar la victoria, esa que le ha sido esquiva en tres ocasiones ante el asiático.

“Quisiera pensar y le pido a Dios que lo ponga una o dos veces en la lona, pero es un poco difícil, porque el filipino además de que es un guerrero es un peleador muy resistente”, expresó Beristaín.

En su más reciente combate, en abril, Márquez (54-6-1, 39 KOs) derrotó por fallo unánime al ruso Serhiy Fedchenko y obtuvo el título interino ligero welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en Ciudad México.

Pacquiao (54-4-2, 38 KOs) perdió el título welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) por fallo dividido ante Timothy Bradley Jr el 9 de junio, en una de las peores decisiones en la historia del boxeo.

El bochornoso revés, en el que el filipino superó 253 contra 149 golpes efectivos a su adversario, interrumpió una cadena de 16 triunfos consecutivos de “Pacman” a lo largo de siete años.

Comenta sobre este articulo