erikterrible pikoct122012Con 36 años, 19 sobre los encordados y 60 peleas como profesional, para Erik Morales el tiempo es su peor rival. Y aunque lo ha dicho en varias ocasiones ahora es difícil poner en duda que si pierde frente al estadounidense Danny García el 20 de octubre abandona definitivamente el boxeo.

“Si pierdo me retiro”, dijo “El Terrible”, quien sufrió cuatro reveses consecutivos entre 2005 y 2007 y se alejó por casi cuatro años de la disciplina. “Estoy en la recta final mi carrera y tengo el reto de recuperar el cinturón”.

Derrotado por García en fallo unánime en marzo, la revancha se presenta como una oportunidad inigualable para reconquistar las fajas ligero welter del Consejo Mundial (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB), aunque en los corrillos boxísticos los pronósticos no son halagüeños para Morales.

“Erik Morales es una leyenda y si alguien se merece la revancha es él”, dijo García. “El me dio la primera oportunidad por un campeonato, ahora se la devuelvo. Eso se llama respeto”.

Tras su revés ante “Swift” García, el astro mexicano consideró poner punto fin a su exitosa trayectoria.

“Tengo que pensarlo, meditar si todavía tengo las condiciones necesarias para enfrentar a peleadores de gran nivel”, expresó en aquella ocasión el orgullo de Tijuana. “Antes que nada está mi salud, así que debo tomar una decisión inteligente”.

Después de imponerse por fallo unánime al filipino Manny Pacquiao el 19 de marzo de 2005 en Las Vegas, Morales afrontó serios problemas para mantenerse en la división superpluma de las 130 libras. Entonces ascendió a los ligeros y seis meses después cayó por puntos ante el estadounidense Zahir Raheem en el Staples Center de Los Ángeles.

Como no le fue bien, Morales intentó nuevamente desafiar su organismo y la propia báscula con una pérdida de peso que cada vez le era más difícil. Y el intento fue para vérselas nada menos con “Pacman” Pacquiao.

El resultado no pudo ser peor: Pacquiao le propinó nocaut técnico en el décimo asalto el 21 de enero de 2006. Y nuevamente en la revancha el púgil filipino pulverizó a Morales con nocaut fulminante en el tercer round el 18 de noviembre de ese propio año en el Thomas and Mack Arena de Las Vegas.

Un nuevo intento frente a David Díaz en 2007 para intentar conseguir el cuarto título en su carrera finalizó en revés por puntos, aunque logró derribar a Díaz en el primer round.

Entonces vino un alejamiento temporal hasta el 27 de marzo de 2010 cuando alcanzó fallo unánime ante el ex campeón mundial ligero José Alfaro de Nicaragua con el cinturón welter internacional del CMB en disputa.

El combate frente a García se presenta como una ocasión única para que Morales recapacite. Solo una victoria convincente sería el indicador para que continúe recibiendo golpes sobre el cuadrilátero. De lo contrario, la única decisión inteligente sería colgar los guantes … por última vez.

Comenta sobre este articulo