poncedeleon pikoct142012Por ahora el mexicano Daniel Ponce de León (44-4-0, 35 KO's) y el panameño Celestino “Pelenchín” Caballero (35-4-0, 23 KO's) marchan por diferentes sendas en el boxeo profesional, pero… ¿Será para siempre?

Muchos creen que estos dos llamativos campeones de las 126 libras (peso pluma), uno (Ponce de León) reconocido por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y el otro (Caballero) un ex monarca para la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), están llamados a la larga a disputar una lucrativa pelea… aunque, al menos de momento, tal duelo es una simple quimera.

Ponce de León, cuyo invicto terminó justamente frente a Caballero, el 17 de febrero de 2005 en Hollywood, California, considera improbable una inmediata disputa en pos de la supremacía de los pesos pluma con el panameño que, por su parte, ha dado la espalda por completo a tal posibilidad al renunciar a su faja de la AMB.

Algunos analistas suspicaces, menester es reconocer que son los menos, consideran las actuales posiciones de ambos boxeadores como una maniobra publicitaria, en aras de incrementar el interés por una pelea entre ambos y conseguir una buena bolsa una vez que ambos decidan enfrentarse en una presunta disputa por la corona absoluta de las 126 libras.

Porque una revancha entre Ponce de León y “Pelenchín” Caballero sería un regalo para millones de partidarios de uno y otro pugilistas en todo el ámbito hispanoamericano e, incluso, un poquito más allá de esas fronteras geográfico-culturales, pues se reconoce la entrega y la gallardía del mexicano y del panameño.

Sin embargo, en reciente entrevista con Zona de Boxeo, Ponde de León destacó que “en este momento Caballero no está en mi agenda. Es un buen campeón, tiene la gloria de haberme quitado el invicto; pero mi ruta de campeón en este momento es otra (…) está en agenda una revancha con Jhonny Gonzalez”, en referencia a una nueva oportunidad para su compatriota y su víctima por decisión, en la disputa por el cetro del CMB el 16 de septiembre de 2012, en el MGM Grand Arena de Las Vegas, Nevada.

No obstante, el mexicano no cerró la puerta al decir “pero en el boxeo nada está escrito en piedra y puede que quizás en un futuro se dé esa pelea”.

Por su lado, el panameño Celestino “Pelenchín” Caballero puso bien distante el referido pleito cuando renunció a su título pluma (126 libras) de la AMB.

Caballero, de 36 años de edad, envió una carta a los medios de comunicación y a la AMB, en la que señala: “A largo de mi carrera boxística siempre me he identificado con la Asociación Mundial de Boxeo”, al tiempo que agrega: “He recibido la asesoría de abogados que me han aconsejado demandar a esa organización por la flagrante violación a sus propios reglamentos en mi perjuicio”.

En otra parte de su misiva de renuncia a la corona de la AMB, el panameño resalta que, al valorar la larga trayectoria mantenida con ese organismo, decidió desestimar tales consejos “y, en su lugar, he decidido renunciar irrevocablemente al título de campeón mundial pluma AMB que con tanto esfuerzo he obtenido y defendido”.

La AMB no puso reparos a la decisión de “Pelenchín” Caballero, y aceptó la renuncia sin opinar con respecto a los argumentos sobre presuntos perjuicios de esa entidad a la carrera boxística del istmeño. Tampoco la AMB cerró las puertas, que quedan entreabiertas por si el pugilista decidiera retornar bajo los patrocinios de de esa Asociación.

A los suspicaces criterios sobre un un probable rejuego publicitario, también se suman otros, quizás más realistas, con respecto a la intención de la AMB de utilizar una política de marginación paulatina de Caballero, un veterano que (presumiblemente según su criterio) ya no parece estar apto para generar las ganancias que otros prometedores talentos presagian en el proceso ascendente de sus carreras.

Sean cual sea las razones, y lo que exponen Ponce de León y “Pelenchín” Caballero, a mí en lo personal se me antoja muy probable, en un futuro NO tan lejano, un arreglo que conduzca a estos dos colosos del ring a una revancha que dejaría satisfechos a muchos. Y seguramente hay poderosos promotores atentos a esta situación, y al favorable margen de ganancias que generaría semejante bronca.

Comenta sobre este articulo