niveles pikoct162012Llega un momento en la carrera de un boxeador en la que no se le está permitido medirse a paquetes, pues su prestigio es tal que tener como oponente a alguien tan fuera de su rango lo único que hace es exponerse a críticas innecesarias y repudio por parte de los aficionados.

Es correcto decir que la mayoría de las veces el boxeador no elije al rival. Es responsabilidad de su manejador o promotor cuidarlo de escándalos de este tipo.

El pasado viernes 12 de octubre en Saint Charles, Missouri, el ex campeón indiscutido de peso medio Jermain Taylor tuvo una pelea de fogueo, o “puesta a punto” como le llaman los analistas norteamericanos, ante alguien de nombre Raúl Muñoz.

A esta clase de boxeadores como Muñoz deberían de retirarles la licencia pues recurrentemente son utilizados como obreros del ring a pesar de su edad productiva en este deporte pasó hace muchos años, que se encuentran físicamente fuera de forma y que compiten en categorías de peso muy por encima de aquellas en las que lo hicieron en su mejor momento.

Sigo sin entender por qué razón las comisiones de boxeo les siguen renovando sus licencias año con año o por qué se atreven a darles salida médica para subirse a un ring.

Si bien Jermain Taylor llegó a sufrir conmoción cerebral en algún momento de su carrera y se mantuvo un tiempo semi retirado, no se justifica esta pelea tan desigual pues para empezar ni siquiera él se la merece.

Es como un castigo o un menosprecio a su categoría de peleador elite; vaya, ni siquiera es válido cuando el oponente llega como remplazo de último momento.

Ahora bien, hay quienes dicen que estos “combates” no le sirven para nada a un boxeador, pero lo real es independientemente de lo que suceda arriba del ring toda persona que se prepara para una pelea ya ha ganado por el simple hecho de que se está manteniendo en ritmo en el gimnasio.

Lo imperdonable viene cuando alguien se atreve a presentar públicamente un combate tan desigual.

Las comisiones de boxeo deberían de ser más humanas y banquear a todo paquete con record escandalosamente perdedor o con muchos nocauts recibidos. La salud de estos boxeadores se los agradecerá.

Crédito fotos: Tom Casino, Showtime

Comenta sobre este articulo