orlando feroz pikoct202012Con su victoria, el puertorriqueño Orlando “Fenómeno” Cruz hizo historia en Kissimmee, Florida. Y también dio una lección a los homófobos: no importa la orientación sexual cuando se tienen agallas sobre el ring.

Monarca latino pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Cruz derrotó por fallo unánime al mexicano Jorge “El Feroz” Pasos en combate disputado en el Kissimmee Civic Center, donde hubo lleno completo y la presencia de medios internacionales.

Desde que se dio el campanazo inicial Cruz (19-2-1, 9 KOs) lució rápido de piernas y preciso en el golpeo con el jab, que combinaba eficientemente con el recto de izquierda, mientras “El Feroz” (20-5-0, 13 KOs), de mayor alcance y estatura, peleaba de riposta.

Cruz superó a Pasos en 11 de los 12 asaltos y sólo en el undécimo cedió ante el mexicano, combativo y asimilador como todos sus paisanos, pero muy vulnerable por su pobre defensa.

“Dedico el triunfo a la comunidad gay y a mi familia”, dijo sonriente Cruz al concluir el pleito. “Hice una buena pelea y estoy mentalmente preparado para luchar por un título mundial”.

Previo al enfrentamiento, Cruz afrontó dificultades para vencer a la báscula y también estuvo tres días sin poder entrenar por dolores en uno de sus costados. El pesaje hubo que repetirlo una hora después al sobrepasar el boricua en dos libras el límite de las 126 libras.

En el nuevo intento Cruz quedó 16 onzas por encima de lo permisible, lo que impidió que retuviera la corona que consiguió en forma interina al dar KO en el primer asalto al estadounidense Michael “Lil Warrior” el 14 de octubre de 2011 y después exhibió con éxito ante el mexicano Alejando “Pique” Delgado también por la vía del sueño el 10 de febrero de este año.

El 4 de octubre la valentía de Cruz al hacer pública su vida íntima y preferencia sexual marcó un hito en el pugilismo rentado. Nunca antes se supo que un boxeador fuera abiertamente gay mientras desarrollaba su carrera encima del cuadrilátero.

“Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso puertorriqueño. Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso hombre gay”, había escrito Cruz en un comunicado, que destapó la Caja de Pandora y lo convirtió en noticia internacional.

orlando feroz2 oct202012

Un hecho similar ocurrió con el estadounidense Emile Griffith, nacido en Islas Vírgenes, quien reconoció en 2005 que era bisexual, pero lo hizo 18 años después de finalizar su carrera

A Griffith, quien era diseñador de sombreros, vestía ropa ajustada y frecuentaba bares y tabernas homosexuales, el cubano Benny “Kid” Paret lo llamó “maricón” durante el pesaje previo al combate que sostuvieron el 24 de marzo de 1962 en Nueva York.

Ese tercer duelo entre ambos por la faja mundial welter tuvo un final trágico, pues Paret perdió por nocaut en el duodécimo asalto, quedó en coma y murió unos días después.

“(Las entrevistas) no me desenfocan”, había dicho Cruz sonriente ante una nube de periodistas durante una sesión de entrenamiento. “Existe una situación y hay que enfrentarla. Yo atiendo a todo el mundo ahora, contesto todas las preguntas para después pasar la página y seguir haciendo mi trabajo, que es boxear”.

Nacido en Quintana, Puerto Rico, Cruz fue eliminado por el argelino Hichem Blida en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Cinco meses después ganó su primer combate profesional ante Alfredo Valdéz. Estuvo invicto hasta 2009 cuando perdió por nocaut técnico ante Cornelius Lock.

“Quiero que la gente me siga viendo por mis destrezas en el boxeo, mi carácter y mi buena conducta deportiva”, añadió Cruz, de 31 años y ahora con 22 pleitos en el boxeo rentado. Exhibe 18 triunfos, dos reveses y un empate con nueve nocauts.

Convertido de la noche a la mañana en atracción mediática, Cruz de seguro recibirá la ansiada oportunidad de luchar por un título mundial. Promotores, televisoras y los grandes escenarios no perderán esa jugosa oportunidad.

Comenta sobre este articulo