martinez10222012Buenos Aires.- El flamante campeón mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) Sergio “Maravilla” Martínez reveló hoy aquí que sus prioridades hoy pasan por ser feliz y materializar el sueño de regresar a Argentina para protagonizar “un combate grande”, de preferencia en el Estadio Monumental de River Plate, su club.

En conferencia de prensa ofrecida hoy en un hotel de esta capital, el púgil argentino insistió en que entre sus objetivos figura también la posibilidad de enfrentar al estadounidense Floyd Mayweather, a quien reconoció como el mejor boxeador del mundo.

Sin embargo, alegó que éste “da demasiadas vueltas y es complicado centrarme en si puedo ir detrás de él”.

Interrogado acerca de la posibilidad de ofrecerle la revancha al mexicano Julio César Chávez Junior, a quien arrebató el título de la categoría en septiembre pasado, comentó que de momento lo que se pueda hablar de un combate en Argentina, o de una revancha con Chávez “es todo en el aire”.

Primero tengo que sentarme con mi equipo de trabajo y sólo después vamos a saber cuál será el rumbo a tomar, manifestó “Maravilla”, quien fue además duro con su último rival, a quien acusó de haber ensuciado el boxeo.

“Se dopó, se drogó, llámenlo como quieran. Dio positivo, ensució muchísimo el cinturón mundial del CMB y el apellido que tiene y ahora tiene que limpiarlo, no le queda otra”, sostuvo el ídolo quilmeño.

Con relación a sus lesiones, Martínez dijo que la mano le duele todavía, aunque ha mejorado bastante de las dos fisuras que sufrió. En cuanto a la rodilla, anunció que será intervenido quirúrgicamente el próximo 12 de noviembre.

Comenta sobre este articulo