donaire rigondeaux piknov132012Si pertenece al grupo de seguidores del boxeo y decidió continuar leyendo este artículo, seguramente es porque quiere asegurarse del error esbozado en el título. O si lo hace por simple curiosidad para conocer detalles de un enfrentamiento entre el “Flash” filipino y el “Chacal” cubano, no hay dudas que se sentirá frustrado.

Ofrezco disculpas por utilizar este ardid de la prensa escrita para atraer lectores y que posee idéntico nombre a un golpe del boxeo: gancho periodístico.

Y ratifico que Donaire (30-1-0, 19 KOs) y Rigondeaux (11-0-0, 8 KOs) subirán al ring el 15 de diciembre en Houston, Texas … pero frente a rivales diferentes. El asiático lo hará ante el mexicano Jorge Arce (61-6-2, 46 KOs) y el zurdo santiaguero ante el tailandés Poonsawat Kratingdaenggym (48-2-0, 33 KOs).

Donaire, Rigondeaux y el mexicano Agner Mares, reciente ganador del panameño Anselmo “Chemito” Moreno, forman el “TOP-3” y ostentan todos los títulos en la división supergallo.

Con 29 triunfos consecutivos, tres en 2012, Donaire es campeón de la Organización Mundial (OMB) y la Federación Mundial (FMB). Derrotó al japonés Toshiaki Nishioka por nocaut técnico el 13 de octubre en Carson, California.

Sin demeritar el resultado y la calidad de Donaire, es preciso reconocer que el nipón, quien acumulaba 16 triunfos en línea, no mostró su mejor forma competitiva, después de un año alejado del cuadrilátero por asuntos personales que no reveló. Fue un pleito sin grandes exigencias para el astro filipino.

El combate de Donaire frente a Arce tampoco se vislumbra como una prueba de fuego ni mucho menos. No es posible poner en duda la valentía de Arce, un típico guerrero mexicano, pero con todo su historial de 70 peleas y 16 años en el pugilismo profesional, ya está en el ocaso de su extraordinaria carrera deportiva.

En su más reciente combate ante el ex campeón panameño Mauricio Martínez, el Travieso Arce se vio lento, fuera de distancia y con poca efectividad. Obtuvo en forma deslucida su victoria 61 en los Mochis, Sinaloa.

“Arce es un guerrero y con él arriba del ring todo puede pasar, no hay que descartarlo”, dijo el promotor Bob Arum para justificar la reyerta ante Donaire. “Lo da todo en el ring y el 15 de diciembre será un gran cierre de año boxístico”.

Rigondeaux ganó la faja interina de la Asociación Mundial, al propinar espectacular KO en el primer asalto a Willie Casey en marzo de 2011. Después obtuvo el cinturón oficial también por nocaut en el sexto frente al entonces invicto estadounidense Rico “Suavecito” Ramos en Las Vegas.

Dos veces ha defendido la corona este año ante Teon Kennedy y Robert Marroquín y en ambas salió con el brazo levantado, en la primera por nocaut técnico en el quinto y en la otra por decisión unánime, que por pereza boxística y falta de remate no convirtió en KO.

El zurdo cubano ha pedido hasta el cansancio enfrentar a Donaire, pero este lo elude con las más disímiles e incomprensibles excusas.

“Quiero esa pelea, la pregunta es si Donaire quiere enfrentarse a mí”, afirmó “El Chacal” Rigondeaux, tras firmar recientemente un contrato de extensión de tres peleas y 18 meses con la promotora Top Rank.

El esquivo asiático ha intentado minimizar el nivel del cubano como una forma de excluirlo de los posibles adversarios en la actualidad.

“La única razón por la que no he peleado con Rigondeaux es porque todavía él no ha llegado a su mejor momento”, dijo Donaire al show radial “The Pugilist Corner”. Él se cansa en los últimos rounds y se ve atrapado con golpes de sus rivales”.

Y aunque reconoció que Rigondeaux “tiene potencial para ser un gran boxeador”, insiste en que “no está todavía entre los grandes de la división”.

La presión que envuelve a Donaire lo ha obligado a declarar que quiere pelear con los mejores y en la lista incluye a Rigondeaux, a Abner Mares y a Anselmo “Chemito” Moreno. Palabras, solo palabras.

Previo al combate con el panameño Moreno, el invicto Mares (25-0-1, 13 KOs) también expresó su deseo de pelear con Donaire.

“Ahora mismo estoy concentrado en Moreno, pero mi opinión es que el ganador de mi combate debe enfrentar a Donaire”, expresó. Mares Esa es la pelea que todos desean ver y espero se concrete tras el triunfo ante Moreno”.

Ya Mares ganó. Y Donaire sale como favorito ante Arce, al igual que Rigondeaux ante el tailandés Poonsawat.

¿Qué ocurrirá después si se cumplen esos vaticinios? ¿Continuará Donaire poniendo excusas? ¿Seguirán los manejadores de su carrera buscándole rivales de pocas exigencias?

Varias preguntas y oscuras respuestas. El tiempo dirá …

Comenta sobre este articulo