bronerdemarco11172012 2Con un potente gancho de izquierda, el estadounidense Adrien Broner le arrebató la corona de la división ligera, por nocaut técnico en el octavo round al mexicano Antonio DeMarco el 17 de noviembre en el Boardwakl Hall de Atlantic City, Nueva Jersey.

Fue una convincente demostración del invicto Broner (25-0-0, 21 KOs) ante Tony DeMarco (28-3-1, 21 KOs) durante los ocho asaltos, en los que mayoreó con rapidez de manos y sobre todo con un gancho demoledor que hizo enorme daño a su oponente.

Desde el inicio del combate, “El Problema” Broner planteó su táctica de pelea: casi inmóvil ante su rival, esquivando con el torso y disparando continuos jabs y fuertes derechas que penetraron en la guardia del azteca.

En los dos primeros asaltos Broner acumuló más golpes, pero Tony DeMarco se mantuvo tirando con ambas manos. El estadounidense se veía fuerte y seguro, en tanto el mexicano, de mayor estatura e inferior fortaleza física, desembarcaba sus manos con menos frecuencia. Quizás un error táctico de DeMarco fue aceptar el reto de pelear en la corta distancia y no hacerlo en la media, donde podía aprovechar el mayor alcance de sus manos

Durante el tercer episodio, Broner se arrinconó sobre las cuerdas y permitió que DeMarco marcara más y también que se llevara la votación en la tarjeta de los jueces. Al llegar a su esquina recibió una reprimenda por recibir golpes innesarios.

Pero en lo adelante, Broner desarrolló excelente velocidad, potencia y técnica. Sus guantes se estrellaron como dardos en el rostro y el cuerpo de su rival. Justo es reconocer la valentía del guerrero mexicano, que en ningún momento retrocedió ante la superioridad de su adversario.

En el cuarto round ambos se plantaron en el medio del cuadrilátero y en la corta distancia, zapatilla con zapatilla, intentaron inclinar la balanza a su favor, que fue con mucho para el estadounidense.

Casi con impunidad pegó Broner al rostro y el cuerpo de Tony DeMarco en el quinto. Combinaciones con ambas manos y repetidos ganchos le permitieron ganar el asalto 10-8, aunque el mexicano continuó sin dejar de tirar ni replegarse. Lo hizo en una proporción menor y tampoco sus golpes llevaban la fuerza de los que recibía.

Ya en el octavo la resistencia física y la asimilación de Broner llegaron al tope. Repetidos golpes lo pusieron al borde de la caída, que se concretó con un gancho de izquierda cuando faltaban 1:49 minutos para el cierre de esa fracción.

DeMarco cayó, consiguió a duras penas sostenerse, pero el árbitro Benjy Estévez con total cordura y evitándole un castigo innecesario, detuvo las acciones.

Es el quinto triunfo consecutivo de Broner por la vía del sueño, el primero en la división de las 135 libras. El 21 de julio venció por nocaut técnico en el quinto a Vicente Escobedo, en Cincinnati, Ohio, pero no logró retener la faja de las 130 libras al excederse tres libras en el peso.

Merecida victoria para el llamado “nuevo” Floyd Mayweather, un púgil de gran pegada que ahora con la corona ligera del Consejo Mundial de Boxeo será un adversario muy difícil en esa nueva división.

Comenta sobre este articulo