hatton11232012Finalmente el británico Ricky Hatton regresa este sábado al ring a tres años de haber anunciado su retiro del boxeo, para pelear en la Manchester Arena, de Manchester, Inglaterra.

La pregunta que más se hizo el fanático durante el tiempo en el que se especuló sobre su regreso fue si lo haría contra un adversario competente o un simple se volvería a calzar los guantes para robarle el dinero del bolsillo a la gente.

Su rival será Vyacheslav Senchenko, un ex campeón del mundo que en su anterior pelea le fue arrebatada la correa mundial welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) por el italoamericano Paul Malignaggi, quien le noqueó técnicamente en nueve rounds.

Un rival con buena reputación que sin duda representará una prueba ahora que ha aceitado de nuevo su maquinaria e intentará levantar el vuelo.

El pleito se pactó en la división de peso welter y ambos pugilistas marcaron en la romana 146 libras, una por debajo del límite de la categoría.

Se espera que de ganar se perfile de forma directa a un combate contra “Paulie” Malignaggi. Lo que sería una revancha de su pleito de noviembre de 2008, en el que Hatton se impuso por nocaut técnico tras once rounds.

Pero más allá de eso, en la mente de Hatton está el buscar a los mejores boxeadores de la actualidad, para así sacarse una espina que tiene muy clavada desde que se distanció de los ensogados.

Creo que a ningún boxeador le gustaría que la gente recordara que en su última pelea fue dejado tendido en la lona de forma dramática, o que el nocaut que recibió fue galardonado como el “nocaut del año”, tal como ocurrió cuando le derrotó el filipino Manny Pacquiao.

Eso hiere en el orgullo a un boxeador. Y estoy seguro que el regreso de Hatton obedece más que nada a eso, a que quiere demostrarse a sí mismo y a los fanáticos que aún puede ser competente en el deporte que le dio todo.

Desde mi punto de vista Hatton no tiene nada de que avergonzarse, pues él perdió con quien era considerado el mejor peleador “Libra por Libra” del planeta. Y su otra derrota fue contra Floyd Mayweather Jr., otro que en su momento lo fue y que en la actualidad ha vuelto a gozar de esa distinción.

¿Cuántos peleadores quisieran al menos probarse en una sesión de sparring con los mejores de su generación? Hatton lo hizo en combates profesionales y aunque no ganó dio lo mejor de sí.

Comenta sobre este articulo