roach piknov282012Algo que está causando polémica en el mundo del boxeo son las recientes declaraciones que Freddie Roach, entrenador de Manny Pacquiao, hizo a un medio de comunicación norteamericano acusando a Juan Manuel Márquez de estar utilizando sustancias dopantes.

“Si (el cuerpo) es natural, voy a besarle el culo,” dijo Freddie Roach a USA Today.

Las sospechas sobre el uso de esteroides por parte de Márquez comenzaron el año pasado cuando el preparador físico Ángel Hernández, mejor conocido como Ángel Heredia, apareció en uno de los capítulos del 24/7 Pacquiao Márquez, que se realizó previo a la tercera pelea entre estos dos colosos del ensogado.

Hernández fue uno de los testigos protegidos del caso BALCO, en el que el que se reveló que gran cantidad de atletas de alto rendimiento, incluido el boxeador Shane Mosley, habían utilizado sustancias dopantes sintetizadas por los laboratorios BALCO, que les ayudaron a mejorar su rendimiento y así destacar en sus respectivas disciplinas.

Este preparador físico, que antiguamente era conocido con el apellido de Heredia, fue quien les suministró sustancias dopantes procedentes de los laboratorios BALCO a atletas como Marion Jones y Tim Montgomery, lo que lo convierte en una persona poco confiable en relación a este tema.

Cabe aclarar que tanto Márquez como su equipo estaban dispuestos a realizarse exámenes de droga tipo olímpico, sin embargo ese tema está vetado desde hace tiempo por Manny Pacquiao, a quien por cierto se le ha acusado en reiteradas ocasiones de utilizar esteroides y otro tipo de drogas para aumentar su rendimiento, como la hormona del crecimiento.

“[Márquez] se ha hecho más grande y ha ganado peso – que arroja una bandera roja,” continuó Roach y alegó que: “he sido acusado tantas veces de que mis boxeadores están en esteroides [que] no me gusta acusar a otras personas. Pero es parte de nuestra vida, parte del mundo en que vivimos”.

El jamaicano Usain Bolt, un múltiple campeón olímpico en carreras de pista, también se prepara con Ángel Hernández, y al cuestionar a Márquez también estaríamos haciéndolo con Bolt.

El año pasado el preparador físico de Manny Pacquiao, el colombiano Alex Ariza, manifestó sus dudas sobre la naturalidad de la musculatura lograda por Juan Manuel Márquez y declaró que “no sé cómo le están entrenando y no sé por qué Márquez hizo tan grande tan rápido”.

Hernández amenazó con demandar a Alex Ariza si no se retractaba. Luego de eso el colombiano se ha limitado a decir solo cosas buenas de los resultados obtenidos por el primero y el mayor de los hermanos Márquez.

Advierto que los exámenes de orina para detectar sustancias dopantes que realizan las comisiones atléticas de los Estados Unidos y del mundo son un chiste. Cualquier boxeador que esté haciendo trampa podría superar sin problemas dichos exámenes, pues hace tiempo que la ciencia rebasó a los controles de drogas en el boxeo.

Los casos más recientes de uso de sustancias ilícitas, como los de Andre Berto y Lamont Peterson, ocurrieron gracias a que estos peleadores se sometieron de forma voluntaria a exámenes de sangre tipo olímpico implementados por la Agencia Voluntaria de Anti-Dopaje (VADA, por sus siglas en inglés).

Si Roach tiene tantas dudas respecto a los resultados físico-atléticos que ha logrado Juan Manuel Márquez al subir peso, entonces debió haberle pedido a Manny Pacquiao que al negociar la cuarta pelea, acordara la realización de exámenes de sangre tipo olímpico.

De esa forma se habrían disipado todas sus dudas. ¿O será que el temor a las agujas de Pacquiao tiene mayor peso?

Comenta sobre este articulo