Manny PacquiaoA lo largo de casi 18 años sobre los encordados profesionales, el filipino Manny Pacquiao ha recibido un sinnúmero de elogios, tanto por su fortaleza física, resistencia y asimilación frente a los golpes de sus rivales.

Especialistas han considerado que el “Pacman” posee un “mentón de acero”, otros lo denominan una “máquina de tirar golpes” y no han faltado los que se atrevieron a considerarlo “inhumano” por su capacidad de resistencia al dolor.

Con el aval de ser el primer púgil campeón mundial en ocho divisiones, elegido boxeador de la década de 2000 y ubicado entre los mejores libra por libra del mundo, Pacquiao ha dado muestras de consistencia a lo largo de su carrera, que tras su retiro indiscutiblemente le deparará un sitio en el Salón de la Fama de la disciplina.

Pero el halo de superioridad que ha envuelto a Pacquiao a lo largo de los años, se ha deshecho frente al mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez. En las tres reyertas, que cubren un período de siete años, el incansable fajador azteca ha peleado de tú por tú con el tagalo y aunque sufrió dos reveses y un empate, los criterios están divididos sobre quién fue el ganador en cada uno de esos pleitos.

Y más reciente, Pacquiao fue despojado de un triunfo inobjetable sobre Timothy Bradley, pero tampoco en esa ocasión mostró una superioridad absoluta frente al estadounidense, que inmerecidamente salió con el brazo en alto.

Pacquiao ha dedicado mucho tiempo a la política, a la actuación y al canto. Quizás más del debido y a sus 33 años pueden significar deslices imprudentes que obstaculizan el entrenamiento o restan concentración ante las exigencias del boxeo.

Para vencer a “Dinamita” Márquez debe estar al ciento por ciento de la preparación, utilizar como un remolino sus poderosas manos, mover con rapidez sus piernas y desplazarse hacia fuera del área de impactos del mexicano, quien no le dará tregua durante los 12 asaltos.

Todo resumido en una palabra: ¡consistencia!. Pacquiao no estuvo consistente frente a Márquez en noviembre del pasado año. Tuvo altibajos. Por momentos parecía el dueño del ring y en otras recibía muchos golpes y cedía ante su rival. Creo que ganó y lo he escrito en varias ocasiones. Pero dejó mucho espacio a la especulación, porque no fue el mismo Pacquiao de siempre.

Y lo mismo le sucedió frente a Bradley.

“Estoy preparado para pelear 12 asaltos brutales, porque habrá mucha acción”, dijo Pacquiao. Y sin dudas que no tendrá respiro ante Márquez, quien lo buscará como un cazador a su presa en pos de la victoria y para demostrar que fue despojado del triunfo en las peleas previas.

Pacquiao posee mayores atributos boxísticos que Márquez, pero debe dar lo mejor de sí para conseguir su objetivo en este cuarto enfrentamiento. Si cede ante el plan táctico y la fogosidad de su rival, puede costarle muy caro.

Comenta sobre este articulo