marquezwins pikdic92012Con una potente derecha, el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez noqueó al filipino Manny Pacquiao el 8 de diciembre en el MGM Grand Arena Garden, de Las Vegas para llevarse la victoria más anhelada de su carrera.

Producto del impacto Pacquiao (54-5-2, 38 KOs) cayó a la lona a los 2:59 minutos del sexto asalto y el árbitro Kenny Bayless no necesitó hacerle conteo, pues el asiático quedó boca abajo completamente inmóvil ante una delirante sala, que respaldaba en su mayoría al representante de México.

Desde el comienzo Pacquiao tomó la iniciativa y marcó los mejores golpes en el asalto inicial, mientras a Márquez (55-6-1, 40 KOs) se le dificultaba conectar peleando de riposta.

En el segundo nuevamente Pacquiao fue hacia delante y estuvo mejor. Pegó varios golpes combinados, incluido un poderoso recto de izquierda que estremeció a “Dinamita”.

Pero en el tercero, un sólido derechazo de Márquez sorprendió a Pacquiao, que llevaba la mejor parte en ese momento, pero requirió cuenta protectora del tercer hombre del ring. El gong llegó cuando Márquez dominaba las acciones y el tagalo buscaba a toda costa capear el temporal.

Ya recuperado, Pacquiao se presentó mejor en el cuarto. Combinó al rostro de su adversario con ambas manos y después se alejó del área de impactos del azteca, que estuvo inferior en efectividad.

Una izquierda recta de Pacquiao en el quinto hizo caer a la lona a Márquez, quien recibió una gran cantidad de golpes, pero demostró su estirpe de guerrero e indiscutible resistencia hasta que concluyeron los tres minutos del asalto.

“Ataca, ataca, no bajes las manos”, le indicaron a Márquez sus asistentes cuando llegó a la esquina con el rostro ensangrentado por los impactos.

Y en el sexto llegó el golpe que Márquez tanto había ansiado en los tres pleitos anteriores. Pacquiao tiró un corto de derecha, pero bajó la mano contraria y por ahí llegó la poderosa mano del mexicano, que puso fin a las especulaciones de muchos años.

Pacquiao cayó sin poder levantarse y Márquez despejó todas las dudas: KO fulminante para el veterano de 39 años, que durante mucho tiempo insistía que los jueces le habían escamoteado la victoria en cada uno de los tres enfrentamientos previos.

Se acabó el mito que le atribuía a Pacquiao un mentón de granito. Y también descenderá como uno de los mejores libra por libra del mundo. Un derechazo de Márquez cambió la historia.

Comenta sobre este articulo