cotto pikdic202012Dos ídolos cayeron de sus pedestales en el 2012, que está a punto de expirar.

Fue este un año nefasto para el filipino Manny “Pacman” Pacquiao (54-5-2, 38 KO's) y para el puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto (37-4-0, 30 KO's).

Ambos sufrieron dos derrotas que, de golpe, les apearon de sus hasta entonces virtualmente inamovibles plazas en el Top Ten del boxeo profesional, libra por libra.

Pacquiao, a quien se le consideraba entre el uno y el dos de la lista de pugilistas activos en el mundo, le pasaron factura sus reveses, por impopular fallo ante el invicto estadounidense Timothy Bradley (28-0-0), y por nocaut frente al mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez (54-6-1), quien se anotó a costa del filipino su victoria número 40 por la vía del sueño.

“Junito” Cotto no pudo con dos invictos estadounidenses. El 5 de mayo, quien es considerado el primero del planeta libra por libra, Floyd Mayweather Jr. (42-0-0), disertó ante el boricua y se anotó una inobjetable victoria por veredicto unánime.

Y lo inesperado aconteció el 1 de diciembre, cuando en su feudo del neoyorquino Madison Square Garden, donde Cotto había sido hasta entonces invencible, el puertorriqueño sucumbió ante Austin Trout (25-0-0) en una pelea pactada a 12 asaltos por el vacante título Diamante Ligero-Mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El Pacman filipino, que tampoco pudo validar su invencibilidad precedente en el MGM Grand de Las Vegas, perdió ante Bradley su corona de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), y en su cuarta pelea con “Dinamita” Márquez desató los demonios de las conjeturas sobre sí de veras había sido merecedor de dos triunfos y un empate en los tres duelos previos con el mexicano.

De paso, Márquez se hizo acreedor, con toda justeza, de la Simbólica faja de Campeón de la Década, concedida por la OMB.

Cotto, además de ceder el cinturón Diamante de la categoría Ligero-Mediana de AMB, entregó al estadounidense “Money” Mayweather el Super Título de ese peso, concedido por la citada organización.

Pacquiao, con 34 años ya cumplidos, deberá permanecer inactivo al menos por 90 días, por exigencias de la OMB tras el espectacular fuera de combate que le propinó “Dinamita” Márquez.

Es posible que el filipino, que en los tres últimos años ha desviado mucho la atención hacia su carrera política (como congresista en su país), comience a sopesar seriamente la posibilidad del retiro.

Pero los expertos consideran que el Pacman no está acabado, y que podría ganar aún mucha gloria (y dinero, claro está) en combates revancha ante Bradley y Márquez (quinto enfrentamiento).

Cotto, con 32 años, también se enfrenta al dilema del adiós al deporte de los puños y las 12 cuerdas, al menos como boxeador activo, aunque al igual que en el caso del filipino, numerosos analistas estiman que aún le queda historia por escribir entre los encordados.

De cualquier manera, lo que resulta evidente es que 2012 fue un año nefasto para estos dos ídolos, quienes cayeron estrepitosamente de sus simbólicos pedestales.

Comenta sobre este articulo