nonito pikdic212012A los 30 años, el filipino Nonito Donaire (31-1-0, 20 KO's) puede ser considerado un Gran Maestro del boxeo profesional. Y su nombre suena hace rato. Pero por seguro puede tenerse que su año de gloria es este 2012, que a punto está de quedar en el imaginario espejo retrovisor de nuestras existencias.

Cuatro triunfos en estos 12 meses convirtieron a Donaire en la principal figura del peso Super Gallo (122 libras), tras consolidar su reinado dentro de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Tan indiscutible como su predominio de la OMB y la FIB, resulta la “sombra” que le hacen a la ascendente carrera de Nonito las invictas actuaciones de otros dos campeones de esa categoría.

Nos referimos al mexicano de 27 años Abner Mares (25-0-1, 13 KO's), reconocido por el Consejo Mundial (CMB), y al cubano Guillermo Rigondeaux (11-0-0, 8 KO's), de 32, quien reina en el contexto de la Asociación Mundial (AMB).

Para Donaire el 2012 resultó un año clave en su meteórico ascenso dentro de las 122 libras, y para su consolidación como miembro indiscutido del Top Ten del boxeo profesional, libra por libra. Atributos no le faltan al filipino. Es veloz, tiene elegancia en su desplazamiento sobre el cuadrilátero, domina el arte de la esquiva, y carga dinamita en sus dos manos, sobre todo en la izquierda.

El 4 de febrero, el Relámpago asiático doblegó por decisión en 12 asaltos al difícil puertorriqueño Wilfredo Vázquez Jr. (22-2-1, 19 KO's), en el Alamodome de San Antonio, Texas y cinco meses más tarde se hizo acreedor de un veredicto unánime ante el sudafricano Jeffrey Mathebula (26-4-2, 14 KO's), en el Home Depot Center de Carsson, California.

Toshiaki Nishioka, un veterano japonés que prácticamente regresó del retiro para enfrentar a Donaire el 13 de octubre, fue su siguiente víctima, por nocaut técnico en el noveno asalto de un pleito pactado a 12 vueltas, también en el Home Depot Center de la localidad californiana de Carson.

El cierre brillante de año del “Flash” de Filipinas se completó con un nocaut impresionante en el tercer asalto sobre el veterano multicampeón mexicano Jorge “El Travieso” Arce (61-7-2, 46 KO's), el 15 de diciembre en el Toyota Center, de Houston, Texas.

Ante Arce quedó evidenciada la supremacía anatómica de Donaire en las 122 libras, máxime ante un oponente de inferior peso que se arriesgó a buscar ese combate ante un hombre que, para muchos expertos, tiene mayores posibilidades en el futuro dentro de las 126 libras, aunque antes debe probar su hegemonía entre los gallos enfrentando el reto del mexicano Mares, y del cubano Rigondeaux.

Lo cierto es que, para completar su año perfecto de cuatro triunfos inobjetables, Donaire (¿o más bien, su equipo de promotores?) esquivó siempre el duelo con Mares, o con “El Chacal” cubano.

En 2013, si permanece en las 122 libras y pretende ratificar su reinado, el filipino no tendrá otra opción que tomar el gran reto.

Al parecer ha escogido a Mares, y existen negociaciones para esa esperada pelea, pero sobre el invicto cubano Rigondeaux sólo existen intercambios de palabras… y nada más.

¿Teme Donaire al “Chacal” de Santiago de Cuba? No lo creo. Me parece que predomina el aspecto económico en la elección de Mares (quien además es un excelente boxeador), pues un oponente mexicano reportaría al “Flash” y su comitiva dividendos financieros muy superiores a los que dejaría a sus arcas una pelea contra el cubano.

Por ahora todo esto es pura especulación. Y de momento sólo queda para la historia el año de gloria 2012 que completó Nonito Donaire, el campeón del mundo reconocido por la OMB y la FIB.

Comenta sobre este articulo