beristain piknero112013Al mexicano Nacho Beristain le desagradan las propuestas indecentes. Respeta y como tal, exige que se le respete. Sabe el lugar que le corresponde en el mundillo del boxeo rentado y… no acepta migajas. Por esa razón desestimó la “miserable” oferta que le hiciera su compatriota Julio César Chávez Jr. (46-1-1, 32 KOs) para convertirse en su entrenador.

“Su ofrecimiento fue una paga miserable y yo no cobro poco”, dijo el experimentado preparador con asombrosa tranquilidad, aunque era evidente que la procesión iba por dentro.

No quiso entrar en cifras. Pero el tono de sus palabras revelaban que la oferta del Junior estaba tan alejada de la realidad que ni siquiera mereció seguir teniéndola en cuenta.

Beristáin es uno de los mejores y más reconocidos entrenadores del mundo. Recientemente sus activos se dispararon en el mercado, gracias al fulminante nocaut que le propinó Juan Manuel Márquez, su pupilo más ilustre, al filipino Manny Pacquiao, el único mortal que le discutía a Floyd Mayweather la categoría de mejor peleador libra por libra del mundo.

“Yo pongo un precio y si lo acepta bien y sino también”, subrayó el veracruzano que nació el 31 de julio de 1939 y fue exaltado al Hall de la Fama del Boxeo en la clase de 2011.

“Sobran entrenadores que quieran recibir lo que él paga, remarcó. Y luego agregó que otro de los inconvenientes para que se frustrara el acuerdo fue que “él pertenece a un grupo que no le deja hacer lo que quiere.

Al respecto explicó que antes de hablar de números le había exigido al Junior que tenía que “traer un oficio firmado por su casi manager, que es el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (José Sulaimán) y que no quiere que entrene conmigo”.

La disciplina del Hijo de la Leyenda (Julio César Chávez) se erigió en otro argumento que enturbió la negociación. Es sabido que Nacho es sumamente estricto y no acepta malacrianzas de ninguno de sus adiestrados.

Tampoco ayudó el séquito que siempre acompaña al Junior, algo que le desagrada en extremo al experimentado preparador que ha estado en la esquina de ilustres como Oscar de la Hoya, Ricardo López, Daniel Zaragoza y Humberto González, los tres últimos con un lugar en el salón de los inmortales del pugilismo y de La Hoya que en algún momento no muy lejano también tendrá su espacio.

“Lo que más le conviene a él es entrenar en los Estados Unidos. Allá está su familia y tiene mas ventajas”, sugirió Don Nacho, que siempre ha preferido hacer su trabajo en la gran nación azteca.

A todas luces Chavez Jr. (46-1-1, 32 KOs) tiene demasiadas ínfulas de grandeza y creyó que todo lo merece y quienes le rodean se desvivirán por el simple hecho de su llamado. Una vez más el tiro le salió por la culata…al hijito de papi.

Comenta sobre este articulo