pacquiao piknero112013Información que llega del diario Manila Bulletin de Filipinas indica que la empresa promotora Top Rank Inc. busca reunir a los astros Juan Manuel “Dinamita” Márquez y Manny “Pacman” Pacquiao ante rivales por definir en un programa de boxeo que tentativamente podría realizarse el 20 de abril de los corrientes.

Al parecer el asesor de Pacquiao, Michael Koncz, se reunió con el matchmaker de Top Rank que le ha llevado toda la carrera al filipino, Bruce Trampler, para informarle sobre el deseo de regresar en el mes de abril.

“Mientras yo estaba de vacaciones [en Ciudad del Cabo, Sudáfrica], Michael [Koncz] llegó a Bruce Trampler, diciendo que quiere pelear en abril,” dijo Bob Arum al Manila Bulletin.

Aunque bien, antes tendríamos qué recordar la suspensión médica que la Comisión Atlética del Estado de Nevada impuso en Pacquiao, pues fue de 120 días y culminaría dos semanas antes de que ocurra esta cartelera.

Según el reglamento que rige a esta Comisión, Pacquiao tiene prohibido el contacto con un gimnasio de boxeo por al menos 90 días, lo que deja exactamente seis semanas de preparación para la fecha del 20 de abril.

Demasiado arriesgado el regreso al ring del púgil filipino, pero es de entender que el nocaut que le propinó Márquez le dejó una espina clavada y quiere sacársela lo más pronto que le sea posible.

¿Qué tan cierto es? No lo sabemos. Pero lo que es un hecho es que bajo la política que tiene actualmente Top Rank, de no involucrar a peleadores de otras promociones en sus eventos estelares, no se acercará al millón de compras en un Pague-Por-Ver (PPV) si no pone en la misma noche a Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao, sus únicas cartas fuertes.

Así que suena lógico este planteamiento, pues la ambición de Bob Arum por conseguir ganancias millonarias le deja como única opción darle seguimiento a un ángulo que contemple una quinta pelea entre Márquez y Pacquiao, la cual podría culminar el último trimestre del año.

Dos PPV, doble ganancia en este 2013… ojalá que alguno de los rivales que designe para el 20 de abril no termine aguándole la fiesta al Tío Bob, pues sería catastrófico.

Comenta sobre este articulo