golovkin piknero202013El invicto kazajo Gennady Golovkin venció por nocaut técnico en el séptimo round al puertorriqueño Gabriel Rosado y retuvo la faja mediana de la Asociación Mundial (AMB) en el Madison Square Garden, de Nueva York.

“El Dios de la Guerra” Golovkin elevó a 25 los triunfos, 22 por nocaut, los últimos 12 en forma consecutiva, en tanto “King” Rosado sumó el sexto reves, con 21 éxitos, 13 por la vía del cloroformo.

Fuerte, muy fuerte, Golovkin desde el inicio del combate fue al ataque de Rosado, quien logró esquivar muchos de los impactos de su oponente con buenos movimientos de torso y desplazamientos laterales.

Aunque golpeó mucho con su potente jab, en el segundo asalto un recto de derecha del europeo abrió una herida en el párpado del boricua, que comenzó a manar mucha sangre en los siguientes asaltos.

Debido a la profundidad de la herida en el ojo izquierdo del caribeño, antes de comenzar el sexto episodio el árbitro Steve Smoger solicitó la intervención del médico para analizar la herida. Pero el galeno permitió que prosiguiera combate.

Varias derechas rectas de Golovkin llenaron de sangre el rostro del boricua, quien trató desesperadamente de evadir los golpes de su adversario. Previo al séptimo round, de nuevo Smoger solicitó que los galenos observaran la herida de Rosado, quien sangraba también por la nariz.

Faltando 11 segundos para que concluyera el séptimo episodio la esquina de Rosado tiró la toalla al ring, lo que obligó a detener el pleito y decretar vencedor a GGG por nocaut técnico.

En el combate entre el campeón puertorriqueño superpluma Román “Rocky” Martínez y el mexicano Juan Carlos “Mini” Burgos dos jueces vieron ganador en forma opuesta a cada uno de los contendientes y el otro dio empate, resultado que estuvo muy lejos de suceder sobre el ring.

Burgos (30-1-1, 29 KOs) aventajó a Martínez (26-1-2, 16 KOs) durante ocho de los 12 asaltos. Superior en alcance y estatura, “Mini” dominó la pelea con una zurda muy efectiva, en ocasiones con el jab, en otras con golpes volados y también en gancho.

Las estadísticas reflejaron que el azteca propinó más golpes e igualmente superó a su rival en los impactos de poder. Fue una buena pelea, con un gran cierre, que obligó al árbitro Eddie Claudio a intervenir, pues después del campanazo de cierre ambos púgiles continuaban intercambiando golpes.

Un inmerecido empate que permite al boricua Martínez retener la corona, mientras a Burgos le escamotean un triunfo que conquistó sobre el ring y lo priva de la faja de las 130 libras.

Comenta sobre este articulo