yuriorkis pikenero212013Aunque parezca un análisis simplista, después de casi 50 años vinculado al quehacer deportivo, soy del criterio que la actividad atlética competitiva se mueve por dos grandes motivaciones: orgullo y ambición-necesidad.

Orgullo reflejado en el amor propio por ser mejor que nuestros adversarios y alcanzar la cima de la disciplina a la que nos dedicamos, lo cual exige dedicación, entrega, sacrificio y mucha voluntad, al margen de las condiciones personales de cada cual.

La ambición-necesidad viene dada en dos vertientes: la de conquistar la fama y ser alguien muy conocido y apreciado, y la económica, motor impulsor para salir de las limitaciones que sufren la mayoría de los deportistas desde la niñez, que a su vez los impulsa y motiva hacia el estrellato.

Y seguramente los queridos lectores de Zona de Boxeo se preguntarán: ¿A qué vienen estas disquisiciones que se alejan de los temas cotidianos del pugilismo? Sencillo. Creo que el cubano Yuriorkis Gamboa atraviesa por una encrucijada en la que debe elegir entre su deseo de ser el mejor de la división pluma o incursionar por ambiciones y necesidades económicas frente a rivales que le puedan aportar una elevada bolsa millonaria en categorías superiores.

El llamado “Ciclón de Guantánamo” (22-0-0, 16 KOs) se mantiene invicto en las filas rentadas y en su última aparición venció por fallo unánime al filipino Michael Farenas en la discusión de la corona interina superpluma (130 libras) de la Asociación Mundial (AMB) en combate efectuado en Las Vegas, Nevada.

En la división superpluma aparecen como monarcas el japonés Takashi Uchiyama (Asociación Mundial), los mexicanos Gamaliel Díaz (Consejo Mundial) y Juan C. Salgado (Federación Internacional) y el puertorriqueño Román “Rocky” Martínez.

Al margen de los intereses de las promotoras que representan a estos campeones, difícilmente una pelea entre Gamboa y cualquiera de los mencionados pueda reportar ganancias considerables. Aquí el oriundo de Cuba podría demostrar que es superior a los otros ubicados en su división, además de acrecentar su orgullo personal. Pero no resultarían combates lucrativos en cuanto a billetes verdes se refiere.

Dejando a un lado estos peleadores, el propio Gamboa expresó recientemente su deseo de rivalizar con el estadounidense Adrien “El Problema” Broner (25-0-0, 21 KOs), campeón de la categoría ligera, versión Consejo Mundial (CMB) y para muchos el “niño consentido” de las televisoras. Dinero abundante para Gamboa de alcanzar el acuerdo.

Un obstáculo inmediato es que Broner tiene pleito pactado frente al británico Gavin “La Roca” Rees (37-1-1, 18 KOs) el 16 de febrero en Nueva Jersey, con la corona en disputa.

Pero rumores afirman que existen conversaciones entre Top Rank, la promotora que representa al estadounidense Timothy Bradley (29-0-1, 12 KOs), titular welter de la Organización Mundial (OMB) y el rapero y empresario Curtis “50 Cents” Jackson, manager de Gamboa.

Bradley tiene separada la fecha del 16 de marzo para un combate que será transmitido por la cadena HBO en el Home Depot Center, en Carson, California, frente a un rival aún por definir.

Para Gamboa desde el punto de vista económico es una oportunidad inigualable, pero deportivamente estaría obligado a ascender dos divisiones, pues Bradley ha expresado que no está dispuesto a descender a los superligeros (140 libras), que sería un peso intermedio para ambos.

No existen dudas que Gamboa es un púgil de talento y con ambiciones, pero ascender de 130 a 147 libras sería un riesgo mayúsculo, teniendo en cuenta que solo tiene 5,5 pies de estatura y del otro lado se expondría ante un Bradley que muchos consideran el heredero de Floyd Mayweather Jr., aunque me incluyo entre los que no lo vieron derrotar al filipino Manny Pacquiao en junio del pasado año.

¿Se impondrá el orgullo del “Ciclón de Guantánamo” por arrasar entre los púgiles de su división o por el contrario la necesidad de ganar mucho dinero lo hará exponerse peligrosamente ante Bradley en los welter? La respuesta está al doblar de la esquina.

Además, descarto que Gamboa acepte el reto del nuevo campeón pluma, el estadounidense Miguel Angel “Mikey” García, quien tras derrotar a Orlando “Siri” Salido expresó le gustaría pelear con el cubano. A sus 31 años, Gamboa ha ganado masa muscular y ya afronta serías dificultades para mantenerse en las 126 libras. De ahí su enfrentamiento con Farenas en las 130 libras.

Comenta sobre este articulo