burgos pikenero212013El mexicano Juan Carlos “Mini” Burgos merece la revancha ante el campeón superpluma puertorriqueño Román “Rocky” Martínez, después que el pleito anterior finalizó sin decisión el 19 de enero en el Madison Square Garden, de Nueva York.

No respaldo mi opinión en que vi ganar a Burgos (30-1-1, 29 KOs) ocho de los 12 asaltos, ni tampoco en que la estadísticas ofrecen una abrumadora ventaja al azteca, tanto en golpes propinados (286 por 193) como en los de poder (234 por 164).

Igualmente respeto el criterio de varios colegas que consideraron “justo” el empate y estimaron que Burgos no se presentó en buena condición física.

Lo significativo, realmente significativo para un nuevo enfrentamiento y que avala la solicitud del campamento de Burgos es la votación de los tres jueces, con boletas opuestas, como si hubieran presenciado combates diferentes.

Observen lo que asentaron los oficiales en los sufragios: Tony Paolillo (116-112 por Martínez), Waleska Roldán (117-111 favorable a Burgos) y John Signorile empate a 114. Paolillo dio ganador a Martínez en ocho asaltos, Roldán a Burgos en nueve y Signorile concedió ventaja a cada uno en siete rounds. Más que suficiente para enfrentarlos nuevamente y poder definir quien se queda con la corona de las 130 libras, correspondiente a la Organización Mundial (OMB).

El boricua “Rocky” Martínez (26-1-1, 16 KOs) venía de alcanzar la faja vacante con un triunfo por decisión dividida frente al mexicano Miguel Beltrán jr. el 15 de septiembre en Las Vegas.

Burgos, por su parte, se impuso en dos ocasiones el pasado año, con nocaut técnico en el tercero ante César Vázquez, en Nevada, donde obtuvo el título latino de la OMB en septiembre, y el otro por fallo unánime ante Cristóbal Cruz, el 24 de febrero, en la disputa del cinturón de plata del Consejo Mundial (CMB) en Delaware.

Comenta sobre este articulo