dallas pikenero252013El estadounidense Mike Dallas Jr. quiere rendir homenaje a su padre, pero tendrá una difícil misión cuando enfrente al campeón argentino Lucas Mattysse el 26 de enero en el Hard Rock Hotel and Casino de Las Vegas, Nevada.

Conocido por el sobrenombre de “El Asesino silencioso”, Dallas se las verá con un púgil con dinamita en sus puños, que ha finalizado por la vía del cloroformo 30 de sus 32 victorias y cuatro en forma consecutiva.

Dallas (19-2-1, 8 KOs) sabe que debe utilizar su potente jab y desplazamiento para evitar ser víctima de la pegada de Mattysse, quien sale como amplio favorito para retener la corona interina ligero-welter del Consejo Mundial (CMB).

Por encima de ello, muchos especialistas sostienen que Dallas Jr. pelea demasiado erguido y cuando Mattysse logre contender en la corta distancia, disminuirán las posibilidades del estadounidense de llegar al límite del pleito, pactado a 12 rounds.

“Esta pelea significa mucho para mí”, dijo Dallas Jr, de 26 años y nacido en Bakersfield, California. “Es la pelea más grande que he tenido y si la gano estaré en otro nivel”. Ambicioso objetivo con un enorme obstáculo para alcanzarlo, aunque en el boxeo no todo está escrito y las sopresas abundan tanto como las malas decisiones de los jueces.

Junto a la repercusión que podría aportarle derrotar a Mattysse, para Dallar Jr. el enfrentamiento posee un significado especial, pues lo dedicará a la memoria de su padre, quien falleció en noviembre pasado víctima de la leucemia.

“Solo voy a ser inteligente y rápido”, añadió Dallas. “Desde el principio tomaré ventaja de los errores de Lucas para conseguir el triunfo.Voy a hacer lo que me han enseñado a hacer”.

Dallas alcanzó dos victorias en 2012, la última por nocaut en el sexto frente al mexicano Javier “El Zorro” Castro, en San Jacinto, California, donde se adueño del cinturón latino ligero-welter de la Organización Mundial (OMB).

Mattysse, de 30 años, exhibe dos dudosas derrotas por fallo dividido ante Devon Alexander y Zab Judah, quienes cayeron a la lona y recibieron cuentas protectoras, como prueba de la potencia de los puños del sudamericano, a quien vieron ganador buena parte de los que presenciaron ambos pleitos.

En su último ascenso al ring, Mattysse conquistó la faja interina superligera de la Organización Mundial (OMB) al propinarle nocaut técnico en el décimo asalto, al entonces invicto, el británico de origen nigeriano Ajose Olusegun (30-1-0, 14 KOs) el 8 de septiembre del pasado año en Las Vegas.

Obtener la victoria no será una misión imposible para el “Asesino Silencioso”, aunque muchos rostros mostrarán su sorpresa si llega al final y más aún si sale con el brazo en alto.

Comenta sobre este articulo