chacal pikenero302013No pasa un día en que surjan nuevos detalles o especulaciones relacionadas con un posible combate que vincule a dos de los tres mejores boxeadores de la división supergallo: el filipino Nonito Donaire, el cubano Guillermo Rigondeaux y el mexicano Abner Mares.

La más reciente información asegura que el “Chacal” Rigondeaux, campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), recibió el contrato para enfrentarse el 13 de abril al espectacular “Flash” Donaire, monarca de la Organización Mundial (OMB), lo que permitirá unificar las coronas y dilucidar quién es el mejor entre estos dos sobresalientes púgiles de las 122 libras.

“Ahora sí me parece que la cosa va en serio”, dijo Rigondeaux al diario “El Nuevo Herald”, precisando que ya tiene en sus manos el documento mediante el cual recibirá 750.000 dólares por medirse al asiático.

El caribeño insiste en que todavía no desea hacerse ilusiones, porque “ha costado mucho (llegar a este punto), pero Top Rank quiere hacer este combate, que también piden los aficionados y el que debe celebrarse entre dos campeones de la división”.

Desde hace meses tanto Rigondeaux como Mares han pedido a gritos medirse con Donaire, quien ha reiterado hasta el cansancio que no les teme, pero por una u otra razón los manejadores de su carrera esquivan concretar estos definitorios duelos.

Mares, a través de su promotora Golden Boy Promotions, ofreció tres millones de dólares para el pleito versus Nonito, pero este negó a través de Twitter que el hecho fuera cierto.

Entonces Richard Schaefer, gerente de Operaciones de Golden Boy, dio a conocer a través del sitio “BoxingScene” el contrato que envió a Top Rank (que dirige a Donaire) con el ofrecimiento para que se efectuara la pelea.

Pero no se han resuelto todos los obstáculos para que Rigondeaux dispute el combate más importante de su vida y que puede encumbrarlo frente a Donaire, recién elegido Mejor Boxeador de 2012 por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos y también por la cadena “ESPN”.

Caribe Promotions, que representa a Rigondeaux, está envuelta en una batalla con Top Rank, pero el zurdo cubano espera que sea “una tormenta en un vaso de agua” que se resolverá en un corto plazo.

“Les he planteado (a Top Rank) que quiero resolver ese problema cuanto antes y ellos han sido receptivos a mi reclamo”, explicó Rigondeaux. “Lo que busco es claridad en los negocios y en los números. No tengo problemas con Caribe, que siempre me ha ayudado desde mis inicios en este país. Cuando eso se arregle, y espero que pase en los próximos días por lo que pude percibir en mi conversación con ellos, ya no habrá marcha atrás para la pelea”.

Otro problema alrededor del cubano es que su manager, el irlandés Gary Hyde, no ha visto con buenos ojos que Rigondeaux haya incluido como entrenador a su coterráneo Pedro Luis Díaz, quien encabeza la preparación del puertorriqueño Miguel Cotto, en sustitución de Jorge Rubio.

“No hay nada contra Rubio, a quien respetamos y Rigo tiene en alta estima”, dijo al “Nuevo Herald” una fuente cercana a Rigondeaux. “Pero era necesario un cambio de ambiente. Eso pasa todos los días con todos los boxeadores”.

Aunque permanecen latentes algunas dificultades, Rigondeaux afirma que está entrenando a marcha forzada para la reyerta frente al as filipino, ganador de cuatro coronas mundiales en idénticas divisiones.

“Tengo marcada la fecha del 13 de abril”, expresó Rigondeaux. “Y en cada instante del entrenamiento le doy al saco y pienso en Nonito. Ya vendrá el momento de golpear al hombre de carne hueso”.

Comenta sobre este articulo