carlosmolina pikenero302013El mexicano Carlos Molina comenzará el año 2013 enfocado en una meta: conseguir el campeonato mundial junior mediano de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) que actualmente ostenta el norteamericano Cornelius “K-9” Bundrage.

Su primer paso es enfrentar al ex campeón mundial Cory Spinks este sábado en Chicago, Illinois, para obtener el puesto número 1 dentro del ranking de la FIB.

La pelea además de tener por objeto encontrar al primer clasificado mundial, le dará al ganador la oportunidad de enfrentarse en eliminatoria final contra el segundo clasificado, quien se eliminará previamente de la misma forma de Molina y Spinks.

“Todas las peleas son importantes porque si no las ganas no puedes avanzar. Pero esta es más importante porque ganando te dan la oportunidad de pelear por el campeonato mundial de la FIB,” dijo Carlos Molina en entrevista para Bernardo Pillati de ESPN, agregando que el hecho de que el cotejo sea en Chicago, lugar donde reside, la hace más importante para él.

“Siempre tienes que encontrar algo que te motive y eso me motivó para esta la pelea, sabiendo que voy a tener a muchos amigos y familia viendo mi combate que será estelar por ESPN2 y por encontrar al número 1 mandatorio de la FIB”, afirmó.

Molina no pelea en Chicago desde 2008 y esta es su oportunidad para empezar a crear una base de fans, la cual no ha podido obtener a pesar de ser uno de los mejores boxeadores mexicanos de la actualidad.

Su estilo poco vistoso es uno de los aspectos que lo hacen un peleador que no conecta con el público, pero se espera que ayudado por el ex campeón mundial José Luis Castillo, quien verá acción en el evento semifinal de la noche, convoque a una buena cantidad de aficionados a los que podrá captar.

El cambio en su estilo será otro de los puntos que atacarán, pues arriesgando un poco más fomentará el espectáculo y a su vez tendrá la oportunidad de no dejarle el trabajo a los jueces, quienes le han privado de varias peleas en el pasado, como sucedió contra Julio Cesar Chávez Jr., Erislandy Lara y James Kirkland.

“Todavía vamos a pelear inteligentemente, lo primero de mi estilo es siempre estar pensando, siempre pensar y planear, pensar en lo que va a hacer él, la única diferencia voy a centrarme más en los puños,” finalizó.

Ganando la reyerta se enfrentará en un término de 90 días al segundo clasificado mundial y de también salir airoso en ese combate tendría un periodo que se estima de tres o cuatro meses más para medirse ante el campeón del mundo.

Comenta sobre este articulo