JuanManuelLopez252013El puertorriqueño Juan Manuel López tiene buena memoria. Y no olvida que tiene una cuenta pendiente con el cubano Yuriorkis Gamboa, cuando ambos reinaban en la división pluma y los amantes del boxeo deseaban verlos frente a frente.

Pero Bob Arum y la promotora Top Rank, que dirigían entonces las carreras de ambos peleadores, dieron largas al pleito en busca de convertirlo en un gran negocio y el destino se encargó de frustrarlo con un inesperado revés de “Juanma” ante Siri Salido y conflictos contractuales de Gamboa que lo alejaron temporalmente del escenario competitivo.

Hace unos días y tras 11 meses de inactividad, López se impuso por nocaut técnico en el noveno round al brasileño Aldimar Silva Santos en Bayamón, Puerto Rico, en tanto Gamboa dispuso por fallo unánime del filipino Michael Farenas en la lucha por el título interino superflua de la Asociación Mundial (AMB), en Las Vegas.

“Admiro a Gamboa como boxeador y ser humano”, dijo López. “Pero tenemos un combate pendiente que muchas personas han esperado y nosotros también quisimos efectuar. Ahora sería en las 130 libras, pero tendría el mismo interés de antes para dilucidar quién de los dos es mejor sobre el ring”.

“El Ciclón de Guantánamo” expresó recientemente su interés de pelear frente al estadounidense Adrien “El Problema” Broner, campeón ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), quien expondrá su corona ante el británico Gavin “La Roca” Rees, el 16 de febrero en Nueva Jersey.

De otro lado se supo que existen conversaciones entre el rapero y empresario Curtis “50 Cents” Jackson, manager de Gamboa, con Top Rank para un combate frente a Timothy Bradley, titular welter de la Organización Mundial (OMB), que tiene fecha separada del 16 de marzo y será transmitido por la cadena HBO en el Home Depot Center, en Carson, California.

“Gamboa quiere subir a las 140 libras para pelear con Bradley”, expresó el boricua López. “¿Para qué pelear con Bradley si aquí hay un 130 libras esperando por él? Que pelee conmigo, aún estamos a tiempo”.

Para el boxeador cubano aceptar el reto de López le evitaría el riesgo de ascender varias divisiones frente a un rival de grandes cualidades boxísticas, instalado en su peso ideal y al que algunos consideran el heredero de Floyd Mayweather Jr.

Si enfrenta a López podría alcanzar el objetivo que lo hace buscar innecesariamente a Bradley: una bolsa de consideración.

López conquistó la corona pluma de la Organización Mundial de Boxeo al propinarle nocaut técnico en el séptimo asalto al estadounidense Steve Luevano en el Madison Square Garden, en febrero de 2010.

A continuación hizo dos defensas en las 126 libras, la primera frente al filipino Bernabé Concepción en San Juan, y la otra versus el azteca Rafael Márquez en Las Vegas. Ambas concluyeron antes del límite fijado.

Más tarde cayó en par de ocasiones ante el mexicano Orlando “Siri” Salido, la primera el 16 de abril de 2001 por nocaut técnico en el octavo y después el 10 de marzo del pasado año en el coliseo Roberto Clemente, de San Juan.

Gamboa fue acusado recientemente, junto a otros renombrados deportistas, de usar sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento deportivo.

Anthony Bosh, jefe de la clínica Biogénesis, ubicada en la localidad de Coral Gables, en Miami, reveló hace pocos días que en 2009 le suministró a Gamboa tratamientos con polvos de proteínas, compuestos vitamínicos con calcio, magnesio y zinc, además de un ciclo de seis días con la Hormona de Crecimiento Humano (HGH) y una crema con un 20 por ciento de testosterona.

No hay dudas que Gamboa tiene ahora un asunto más urgente, que aceptar la propuesta del boricua “Juanma” López.

Comenta sobre este articulo