holt pikfevrier82013Kendall Holt rechaza el uso de los esteroides anabólicos para incrementar la masa muscular y el rendimiento deportivo. Sabe que además de ilegales, son ajenos a la esencia del deporte. Y como todo guerrero honesto, prefiere apelar al entrenamiento y a las cualidades personales para vencer sobre el ring.

Pero Holt, quien el 22 de febrero se enfrentará en Washington a Lamont Peterson por el título superligero de la Federación Internacional (FIB), no considera que la utilización de las sustancias sintéticas ofrece ventajas en el boxeo.

“Los esteroides no ofrecen ninguna ventaja”, dijo Holt (28-5-0, 16 KOs) al referirse al positivo a testosterona que dio Peterson en marzo del pasado año, previo a la revancha contra el inglés Amir Khan, derrotado por puntos en la disputa por la faja de la división superligera el 10 de diciembre de 2011.

“Si Peterson usa esteroides ese es su cuerpo”, añadió el llamado “Rated R” Holmes. “No creo que ayuden a golpear más fuerte, a incrementar la rapidez y a esquivar los impactos de tu rival. Tampoco te ayudan a combatir con más corazón”.

Holt, de 31 años, en marzo del pasado año dio KO en el segundo asalto a Tim Coleman en Cabazon, California. Cinco meses antes perdió con Danny García una decisión dividida en el Staples Center de Los Ángeles definiendo la segunda posición del Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB).

El estadounidense Lamont Peterson regresa al ring frente a Kendall Holt el 22 de febrero, después de 14 meses de inactividad posteriores al controvertido triunfo ante el inglés Amir Khan y dar positivo a testosterona previo a la revancha ante el inglés.

“Havoc” Peterson (30-1-1, 15 KOs) expondrá ahora ante Holt la faja que arrebató a Khan, en un pleito en el que el réferi tuvo una desafortunada actuación, al quitarle dos decisivos puntos al inglés por empujar en el séptimo y duodécimos asaltos, en tanto nunca hizo señalamientos al estadounidense por entrar repetida y peligrosamente con la cabeza durante todo el combate.

La dudosa victoria le reportó a Peterson también la diadema de supercampeón mundial de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y en marzo la concertada revancha se vino abajo cuando “Havoc” dio positivo a testosterona en una prueba antidopoping, que él había solicitado durante las negociaciones, y que efectuó la Asociación Voluntaria Anti-doping (V.A.D.A, en inglés).

Entonces Peterson admitió que previo al combate con Khan había recibido testosterona de un doctor en Las Vegas, pero solo con fines terapéuticos y no con el propósito de incrementar el rendimiento deportivo.

“Si él (Peterson) toma eso (testosterona) o no la toma no es mi problema”, añadió Holt. “Y no me importa si la VADA está involucrada o no. Lo único que me preocupa es lo que yo pueda hacer para ganar esa pelea”.

Comenta sobre este articulo