abril bogere332013 TSSDefraudaron. Esa fue la sensación del combate, efectuado entre el campeón cubano Richard “El Tigre” Abril y el invicto ugandés Sharif “El León” Bogere, el 2 de marzo en el Hard Rock Casino, de Las Vegas.

Recién promovido a campeón absoluto ligero por la Asociación Mundial (AMB), Abril retuvo la faja en su primera exposición. No obstante, su triunfo resultó completamente deslucido ante un adversario que como única virtud mostró el hasta entonces inmaculado casillero de los reveses.

Abril (18-3-1, 8 KOs) recibió fallo unánime frente a Bogere (23-1-0, 15 KOs) en un pleito para el olvido, incluido la actuación del réferi Russell Mora, desacertado de principio a fin en los señalamientos a los dos contendientes.

Los jueces Chris Wilson y Patricia Morse votaron 116-110, mientras Robert Hoyle dio 115-111, todos a favor del caribeño.

Anunciada con bombos y platillos como una “guerra en la jungla”, ambos púgiles aportaron todos los elementos para que la pelea desagradara a los fanáticos y los miles de televidentes que la observaron por Showtime: constantes agarres, empujones, cabezazos, caídas y pocos golpes efectivos matizaron los 12 asaltos.

Con superior estatura y alcance, Abril equivocó el plan táctico ante un rival con enormes dificultades para llegar a su cuerpo. Casi no utilizó el jab, tiró muy poco y solo a partir del quinto round pegó algunas efectivas combinaciones, que inclinaron la balanza a su favor.

Fueron más las carencias boxísticas que las virtudes ofrecidas por Abril, quien tampoco es un pegador de potencia. Pudo ganar con mayor facilidad si hubiera mantenido a la distancia al pequeño africano, quien hizo su acostumbrado ritual para ingresar al encordado, pero nada más.

Cierto es que el pleito requirió una gran participación del árbitro Mora, pero el desempeño del oficial resultó desequilibrado. Desde el primero hasta el octavo asalto todos los señalamientos los hizo sobre Abril, cuando Bogere también hacía lo suyo. Incluso el “León” pegó un violento cabezazo en el sexto capítulo que abrió una amplia herida en el arco superior del cubano y requirió la intervención del médico.

Abril fue sancionado con un punto en el octavo por agarrar y Bogere con otro en el duodécimo por entrar con la cabeza. El combate terminó con algunas esporádicas combinaciones del cubano.

Finalizada la reyerta, Abril criticó la forma de pelear de Bogere: “Me puso fuera de control la forma sucia de pelear. Pero le gané fácil, aunque es un peleador muy incómodo, que entra mucho con la cabeza”.

Igualmente reveló su próximo objetivo: “A (Adrien) Broner que lo espero y ojalá no pelee sucio para que vea quién es Richard”.

Comenta sobre este articulo