hopkins pikmars52013No solo se trata de volver a hacer historia rompiendo su propio record como el hombre más viejo en ganar un título mundial, se trata de echarse al público a la bolsa al mostrarse rejuvenecido en su pelea de este sábado contra el campeón mundial semicompleto de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) Travoris “Tunder” Cloud, un peleador 17 años más joven que él.

A la conferencia de prensa final, Bernard Hopkins de 48 años de edad, llegó vestido con una sudadera con capucha, un pasamontañas y lentes oscuros que le cubrían todo el rostro y durante la misma no mencionó una sola palabra. Una clásica representación de un “Verdugo”, el mote de batalla que popularizó en su etapa en los pesos medianos y del que hacía alusión cada vez que se encaminaba al ring.

El objetivo como dijimos anteriormente, es mostrarse este sábado como un Bernard Hopkins rejuvenecido, no como el que lució en sus anteriores combates contra Chad Dawson, en donde dio muestras de decadencia y poca ambición.

“En la noche del sábado, para todos aquellos que sí recuerdan, no va a ser Bernard Hopkins, ni tampoco no va a ser 'B-Hop' quien pelee. El sábado verán el regreso del 'Verdugo'. Para todos ustedes que recuerdan, verán lo que estoy hablando,” dijo su entrenador Naazim Richardson, quien fue el único del equipo de Hopkins que habló durante la conferencia.

Para aquellos que no recuerdan, Bernard Hopkins es uno de los peleadores más sucios que han existido en la historia del boxeo. Su etapa en los medianos, donde rompió record de defensas de título mundial con veinte, quedó marcada por toda clase de conductas antideportivas que realizaba en el ensogado y que eran difíciles de poner bajo control. Ese era el “Verdugo” del que hoy se habla.

Abonando a su favor tenemos que decir que Hopkins es un peleador con un estilo que ya no se ve en la actualidad, uno de la vieja escuela del boxeo con el que muestra un gran derroche de técnica y que emociona al ver. Lamentablemente son contadas las veces que permite que lo veamos, pues le gusta más ser el malo de la película y se vuelve marullero durante sus enfrentamientos.

Lo hizo recientemente contra Jean Pascal a pesar de que casi por unanimidad el mundo del boxeo le recomendaba su retiro y terminó dándole cátedra al que se suponía era el mejor peso semipesado del mundo. Lo hizo también con gente como Antonio Tarver, Kelly Pavlik y Félix “Tito” Trinidad, peleadores que en su momento lucieron como favoritos sobre él y buscará este sábado volverlo a hacer.

Cloud no es cosa del otro mundo y en su pelea contra Campillo dejó claro que no es un campeón sólido. El cambio de timón que realizó al contratar al estratega Abel Sánchez (entrenador de Gennady Golovkin) quizá no se hizo con el suficiente tiempo como para mostrar algo diferente a lo que ha sido a lo largo de su carrera, pues en una pelea no se pueden lograr grandes avances.

Si lo que dijo Richardson termina siendo verdad estaremos ante un combate histórico. Bernard Hopkins, o mejor dicho el “Verdugo”, volverá a conmocionar a los fanáticos dominando a un campeón joven que se supone que la noche del sábado debería de patearle el trasero.

Comenta sobre este articulo