salgadomendez pikmars72013En los últimos días se ha bombardeado a los medios con información del combate de revancha que sostendrán este sábado el campeón mundial súper pluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) el mexicano Juan Carlos Salgado y su retador obligatorio el dominicano Argenis Méndez.

Año y medio ha pasado desde que ambos se enfrentaron en Zapopan, Jalisco, México, en un pleito en el que se disputaban la misma corona, la cual se encontraba vacante y que ganó Salgado por decisión unánime en doce rounds.

Desde mi punto de vista Salgado ganó bien esa pelea, aunque fue protegido en el último round por el réferi, quien realizó varias acciones antideportivas que dejan mucho que desear.

Méndez se dio cuenta demasiado tarde que podía ganar el combate y su reacción no fue suficiente como para aspirar a una legítima victoria. Pero esa misma reacción dejó en el público un mal sabor de boca al conocerse la decisión, pues quien cerró mejor fue el peleador dominicano.

A uno como aficionado le quedan más grabados los últimos rounds de una pelea y sin importar lo que se haya hecho previamente, si vemos que el que es declarado vencedor terminó siendo arrollado por el perdedor nos parecerá una injusticia la decisión.

Aún así las tarjetas fueron cerradas y justas diría yo. Algo muy raro de ver en las carteleras que promueve de forma individual HG Boxing, empresa que maneja el destino de Salgado y que montó ese emparejamiento.

Una revancha en territorio neutral es lo que pedía Argenis Méndez y se le cumplirá este sábado, pues la misma se realizará en Costa Mesa, California, en cartelera promovida por Goosen Tutor, una empresa que nada tiene que ver con las promotoras de los dos peleadores.

Si me dieran a elegir a un ganador elegiría a ojos cerrados a Méndez, pues Juan Carlos Salgado nunca me ha convencido a pesar de que se mantiene como campeón con victorias sobre boxeadores competentes.

Para esta ocasión el equipo de trabajo de Salgado cambió y ya no lo entrena la gente del Gimnasio Romanza que dirige Ignacio Beristain, ahora su entrenador es Carlos Rosales, el hijo del legendario entrenador Francisco “Pancho” Rosales. Ese podría ser el factor sorpresa por parte de Juan Carlos Salgado.

¿Qué tanto Salgado cambió desde entonces? No lo sé, eso se sabrá el sábado durante el cotejo. Lo único que sé es que Argenis Méndez no volverá a cometer los errores de su primer choque y esta vez saldrá a buscar la victoria desde el campanazo inicial.

Comenta sobre este articulo