juandiazpikmars122013Ocurre a diario. Púgiles que se ven obligados a alejarse temporalmente del ring. Lesiones, aplastantes fracasos, problemas con sus promotoras o managers. Una situación que obliga a “ver los toros desde la barrera” por un período que más tarde pasa factura, porque el boxeo exige entrenar y combatir sin descanso.

Por eso el regreso del ex campeón mundial mexicano Juan “Baby Bull” Díaz podría parecer como una noticia más, de las que estamos acostumbrados a leer u oir por radio y televisión. Pero el anuncio de que Díaz (35-4-0, 17 KOs) regresa al encordado casi cuatro años después para un combate ante su coterráneo Pipino “Gerardo” Cuevas el 13 da abril en Corpus Christi, Texas, posee ribetes diferentes.

“Baby Bull” se distanció de los cuadriláteros pensando en el futuro y conocedor de que la vida continúa después de colgar los guantes. No quiere ser un “segundo” en una esquina, sin que ello signifique una labor degradante. Ni mucho menos merodear escenarios boxísticos en busca de migajas (en ocasiones limosnas), porque el retiro no existe y hay que afrontar la existencia con lo que aparezca.

Díaz, quien ganó elevadas sumas por sus peleas, regresa al bullicio y los golpes del boxeo para dejar –quizás temporalmente- la vida sedentaria y rutinaria que se forjó en esos más de tres años y lo convirtieron en un exitoso empresario de una compañía de camiones que con 15 empleados recaudó más de 2 millones de dólares en 2012.

“Añoraba regresar y espero conquistar la división de peso ligero como una vez lo hice”, dijo Díaz al diario “The Houston Chronicle”. “Esta vez sé lo que necesito para llegar mejor y más fuerte, y ser no solo un buen campeón, sino un gran campeón”.

Para alcanzar su propósito de alcanzar la forma física,, Díaz contrató a un nutricionista y después reanudó los entrenamientos bajo las órdenes de Derwin Richards y Tim Knigh en el Club de Boxeo de Savannah.

“Estoy pensando pelear cuatro veces este año y luego quiero enfrentar al campeón en 2014”, afirmó el “businessman” Díaz, ahora con 29 años.

En su último combate, Díaz perdió por unanimidad ante el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez, el 31 de julio de 2010, en la discusión de la faja ligera de la Organización Mundial (OMB) y de la Asociación Mundial (AMB), en el Mandalay Bay y Resort de Las Vegas.

Siete meses antes, también fue superado en pelea revancha por Paul “Paulie” Malignaggi, cuando buscaba la faja estadounidense de la OMB, en Chicago, Illinois. Díaz había derrotado a Malignaggi en enfrentamiento por el cinturón vacante ligero welter de Estados Unidos, el 22 de agosto de 2009 en Houston, Texas.

Debutó como profesional a los 16 de años – el 23 de junio de 2000- con victoria técnica sobre Rafael Ortíz. Las siguientes cuatro peleas también las ganó por la vía del cloroformo. Tres años más tarde se coronó campeón ligero de la OMB al derrotar a Joel Pérez en el sexto asalto.

Igualmente se impuso al mongol Lakva Sim el 17 de julio de 2004, cuando se hizo de la corona de la Asociación Mundial (AMB) que defendió exitosamente en cinco ocasiones. Entre sus éxitos más sobresalientes está el que logró ante el entonces invicto puertorriqueño José Miguel Cotto (hermano de Miguel “Junito” Cotto), el 8 de abril de 2006 en Las Vegas, Nevada.

Como parte de su preparación académica, Díaz se graduó del Centro de Aprendizaje Contemporáneo de Houston y también estudió Ciencias Políticas en la Universidad de esa ciudad, aunque no finalizó los estudios para dedicarse al boxeo y los negocios.

Sin dudas Díaz es una excepción dentro del pugilismo.

Comenta sobre este articulo