zurdoramirez pikmarz202013El próximo 20 de abril en la Arena Ciudad de México, en el Distrito Federal, dentro de la cartelera en la que Cristian “Diamante” Mijares y Víctor “Vikingo” Terrazas buscarán capturar la corona mundial súper gallo vacante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mazatleco Gilberto “Zurdo” Ramírez hará su debut dentro de las filas de las empresas Top Rank Inc. y Promociones Zanfer.

Gilberto Ramírez se medirá a diez rounds en peso medio a Dionisio “Mister Nocaut” Miranda (22-8-2, 19 Nocauts), un peligroso colombiano que ya les aguó la fiesta a varios peleadores que se encaminaban a disputar peleas de título mundial. Así que Ramírez, que es favorito para llevarse la victoria, tendrá que llegar muy bien preparado a la justa para evitar sorpresas.

Es oriundo de Mazatlán, Sinaloa, mide 1,90 cm de estatura, su físico es privilegiado para la categoría de las 160 libras (72.5 kg) y posee una pegada descomunal. Es de guardia zurda y el estilo de pelea que maneja es uno que escasea en México, ya que combina de la técnica con la agresividad, tal cual lo hacían grandes iconos del pugilismo azteca como Rubén “El Púas” Olivares y Ricardo “Finito” López.

Se encuentra invicto en el terreno profesional con 24 victorias sin derrota y 19 nocauts aplicados. Su carrera ha sido bien llevada y el progreso mostrado es bastante notable. Me atrevería a afirmar que sus alcances son mayores que los de la mayoría de los prospectos que hoy en día son valorados por encima de él. Pero así es el boxeo.

Ramírez no ha tenido el reconocimiento que merece, en su etapa como amateur fue tres veces medallista de oro en olimpiadas nacionales. Como profesional ha defendido exitosamente en siete ocasiones la correa mundial juvenil mediana del CMB y sus combates transmitidos por televisión, en su mayoría fueron programados en fechas en los que tuvo competencia fuerte en la señal rival.

Si a ello le agregamos que las empresas que le han co promovido, llámese Canelo Promotions o Golden Boy Promotions, no le supieron dar el empuje necesario para que en la actualidad sea considerado como una estrella en ascenso del boxeo mexicano.

La última pelea que sostuvo contra el norteamericano Marcus Upshaw, fue programada en “Sábados de Corona” de Televisa el mismo día en el que transmitieron por “Box Azteca” de Azteca 7 la unificación de correas ente Brian Viloria y Hernán “Tyson” Márquez; contra Isaac “El Gallo” Méndez, en el canal de la competencia se transmitió el pleito de Julio Cesar Chávez Jr. en contra de Andy Lee; ante Jaime Barboza y Samuel Miller ni siquiera le transmitieron.

Su desempeño más notable fue ante Samuel Miller. Eso ocurrió el 26 de noviembre de 2012 en la Plaza de Toros de la Ciudad de México, en función que estelarizó la súper estrella Saúl “Canelo” Álvarez, quien defendió su corona mundial súper welter del CMB con un espectacular nocaut sobre el puertorriqueño Kermit Cintron.

Antes de que el evento comenzara le avisaron a su manejador que sería la primer pelea de la noche. Ello creó un caos en los vestidores pues se esperaba que el Ramírez vs. Miller comenzara más tarde y fuera uno de los eventos estelares del programa, y por ende el muchacho ni siquiera se había puesto el equipo para pelear.

En cuestión de minutos su promotor Jesús Zápari y los ex campeones mundiales Oscar “Chololo” Larios y Javier “Chatito” Jáuregui, le alistaron y posteriormente el “Zurdo” calentó de forma apresurada.

Saltó al ring en un momento en el que aún no llegaba la mayoría de los aficionados que se dieron cita al evento y todavía no era la hora en la que debían reportarse los panelistas de la transmisión televisiva. Solo unas cuantas personas fueron testigos de la soberbia demostración de Gilberto Ramírez.

El calentamiento apresurado dejó huella en la batalla cuando Ramírez aún se acomodaba en el ensogado, ya que recibió un fuerte derechazo de Miller que le envió lastimado a la lona. El mazatleco se incorporó antes de que finalizara la cuenta de protección, pero aún no se encontraba bien. Recibió otro derechazo que le hizo trastabillar y solo su fuerza voluntad lo mantuvo de pie durante el resto del primer asalto.

Fue hasta el tercer episodio cuando Ramírez se recuperó totalmente del daño infringido en el arranque de la batalla y a partir de allí se dedicó a maltratar al colombiano impresionantemente. El más sorprendido era el propio Miller, ya que la forma en la que había dado la vuelta al combate era digna de admirarse.

Un muchacho doce años más joven que él terminó por quebrarlo en cuatro rounds y con ello se ganó el respeto de gente importante que se encontraba en ringside. Entre ellos el presidente del Consejo Mundial de Boxeo el Lic. José Sulaimán Chagnon.

“Mi papá quedó admirado por el corazón que demostró el “Zurdo”, solamente los grandes peleadores se levantan de la lona para ganar,” dijo el secretario administrativo del CMB Mauricio Sulaimán.

“Ese coraje que mostró Ramírez no cualquiera lo trae,” comentó Eric Gómez de Golden Boy Promotions.

Casi siete meses después Eric Gómez en representación de Golden Boy Promotions, programó al “Zurdo” Ramírez en Playa del Carmen, Quintana Roo, en una cartelera promovida en conjunto con el promotor local Pepe Gómez. Estaba supuesto que su rival fuera el colombiano Juan Carlos Candelo, pero este canceló y en su lugar entró al quite el chihuahuense Iscaac Méndez.

Ramírez noqueó a Méndez en ocho rounds, pero tuvo un mal rendimiento esa noche. En sus siguientes dos reyertas se sacó la espina y les dio una repasada al ex clasificado mundial Richard “Toro” Gutiérrez y a Marcus Upshaw.

Se esperaba que Golden Boy Promotions firmara a Ramírez, pero un desacuerdo en las negociaciones hizo que entrara Top Rank a la disputa por el contrato del campeón juvenil.

El video de la pelea contra Miller llegó a manos de Bob Arum por medio del ex boxeador y agente Sean Gibbons, quien fue el canal de comunicación para que finalmente el promotor de Top Rank consiguiera ficharlo en su establo.

El cambio de timón por parte de su equipo de trabajo fue el más indicado. Los planes que Bob Arum tiene para el mazatleco son ambiciosos y estos fueron puestos en manifiesto cuando el 26 de febrero del presente año, organizaron un evento en la Ciudad de México, en el que presentaron oficialmente su adquisición ante los medios de comunicación.

“Estoy muy entusiasmado por tener la oportunidad de firmar al jovencito Gilberto Ramírez [..] Realmente tengo mucha confianza en este joven, un hombre que puede ser uno de los más grandes pesos medio de todos los tiempos. Claro que será un campeón, pero también será uno de los grandes de la división de pos medio,” manifestó Arum.

El jerarca de Top Rank sabe que el “Zurdo” tiene todos los elementos para convertirse en una estrella del pugilismo rentado y ya planea que posterior a su pleito contra Miranda haga su debut en los Estados Unidos en cartelera transmitida por Home Box Office (HBO).

Mucha de la prensa que se dio cita al evento pasó por alto a Ramírez y solo un medio de comunicación se acercó a realizarle una entrevista individual. Esa misma prensa que por ahora le da poca importancia a lo que está haciendo este novel pugilista estará cubriendo en un futuro cada paso que vaya dando en el boxeo, de eso no tengo ninguna duda.

Su pelea contra Miranda será transmitida en televisión nacional por Azteca 7 y en los Estados Unidos por Unimás, sin embargo los ojos la mayoría de aficionados y de la prensa nacional e internacional estarán puestos en el evento que protagonizarán el “Canelo” Álvarez y Austin Trout en el Alamo Dome de San Antonio, Texas, EEUU.

Gilberto Ramírez no se inquieta por esta situación, pues sabe que “no se saca arador con pala de azadón”. Él tiene un futuro prometedor y el reconocimiento le llegará a su debido tiempo.

Crédito Foto: Temmy Villa, Zápari Boxing Promotions

Comenta sobre este articulo